Humanos mejorados: una nueva tendencia de consumo

El consumidor, más allá de variables de segmentación, es una persona producto de un proceso evolutivo, el cual ha sido acelerado por la tecnología.

La apropiación de la tecnología como parte de nuestra vida ha trazado nuevas tendencias más allá de la comunicación y las nuevas formas de interactuar, y ha llegado hasta la biotecnología, encargada de desarrollar aplicaciones con alcances superiores a lo médico, lo estético y funcional.

Los humanos mejorados es una tendencia basada en la implementación de tecnología orientada a la mejora de las capacidades, por lo que hoy podemos ver desde smart watches que apoyan programas de entrenamiento hasta la sustitución de órganos y extremidades, las cuales pueden incluso brindar capacidades superiores a las de nacimiento.

De acuerdo con International Data Corporation (IDC), México es uno de los países con más peso en el mercado de software, al representar 21% del mercado de Latinoamérica y con un crecimiento mayor al 8% anual.

Asimismo, de acuerdo con un estudio de mercado de MercaWise, a pesar de que algunos países de Latinoamérica han experimentado un retroceso en cuanto al consumo de productos electrónicos, sobre todo personales y gadgets, México parece continuar con una tendencia de crecimiento sostenido, ya que gran parte de la población cuenta con un dispositivo electrónico de última generación y se calcula que hoy ya existen más de 37 millones de mexicanos tendrían una forma de conexión personal.

Para mirar esta tendencia es importante considerar que el consumidor, más allá de variables de segmentación, es una persona producto de un proceso evolutivo, el cual ha sido acelerado por la tecnología. Es por ello que nuestras estrategias de comunicación y marketing deben estar preparadas para entender dichos cambios y para incorporar la tecnología no sólo como un mecanismo de atracción de los clientes potenciales, sino también como una herramienta interna para entenderlos.

Categorías como la de los seguros, las finanzas y la salud se ven principalmente impactadas por esta tendencia, ya que puede marcar una diferencia desde las metas financieras hasta la exposición de riesgo. Es por ello que las marcas deben dar respuesta a esta tendencia inicialmente con una propuesta de valor, pero también en la forma de interactuar con contenido y a través de dispositivos.

En términos de segmentación, ésta y otras tendencias aumentan la expectativa de vida de la población y por ende de nuestros mercados meta, con lo cual los modelos de fidelización deben verse extendidos, así como las propuestas de valor para humanos mejorados.

Por eso hoy, dependiendo de nuestro giro de negocio, interactuamos con generaciones diametralmente opuestas una de otras. Mientras los baby boomers, personas nacidas entre la década de los cuarenta y los setentas, son más reacios a los cambios tecnológicos, la generación Z los asume de forma de inmediata; y mientras los motivadores de una generación X son la estabilidad económica a través de la creación de un patrimonio, los millennials muestran un mayor desapego por cuestiones materiales.

Por ello, la labor del profesional de la mercadotecnia actual es tan compleja, ya que nuestras estrategias deben buscar abarcar a todos nuestros mercados, tanto cautivos como potenciales, considerando un acercamiento con ellos a través de los canales adecuados a su dinámica diaria, pero además con mensajes que les hagan ver que estamos conectados con sus motivadores.

A este comportamiento normal entre generaciones hay que agregarle las tendencias, las cuales, como es el caso del humano mejorado, pueden marcar un parteaguas en la interacción con nuestros consumidores. Quizá una persona que utiliza una prótesis o alguien que ha hecho deporte toda su vida, puede ser más abierto a dispositivos o aplicaciones, debido a que esto ya forma parte de su dinámica diaria.