Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

Suscríbete a Merca2.0. Haz clic aquí

mundial marketing
Diego Luna

‘House of the Dragon’: el dragón se come al mundo del streaming

Entre toda esta lucha de gigantes del entretenimiento, hay una serie que ha acaparado miradas, reflectores y, aún más importante, la conversación de los usuarios: 'House of the Dragon'.

[Esta columna no contiene spoilers del final de temporada]

Para el momento en que esta columna semanal se publica, ya habrás visto, leído o escuchado lo que sucedió en el final de temporada. En esta ocasión, guardaré mis opiniones respecto de si te gustó o no el episodio 10 de la primera temporada.

Creo que es un buen pretexto para hacer un ejercicio sobre todo aquello que podemos aprender de un producto como ‘House of the Dragón’ y, a su vez, aplicarlo en nuestras estrategias de comunicación y marketing.

Me parece adecuado analizar el fenómeno del streaming, ya que no es un secreto que ha venido a revolucionar la forma de consumo en los medios tradicionales. En muchos de nuestros hogares, se ha cambiado la manera de ver la TV. Se calcula que el 70 por ciento del tráfico de toda la red lo acaparan los servicios de streaming. Por si fuera poco, durante el 2022 se espera que habrá en total al menos 550 series. Para finalizar con los datos, la tendencia del mercado va encaminado a una cifra de más de 100,000 millones de usuarios en el mundo utilizando al menos un servicio de TV bajo demanda en internet.

No es para nada un secreto que las grandes empresas de entretenimiento estén migrando sus esfuerzos en este nivel: Amazon, Disney y HBO tienen una lucha encarnizada por ganar más suscriptores. Dejo fuera en esto a Netflix porque representa el rival a vencer para todos. Al menos en México, tiene más del 60 por ciento del mercado total.

Ahora bien, entre toda esta lucha de gigantes del entretenimiento, durante hace algunas semanas, hay una serie que ha acaparado miradas, reflectores y, aún más importante, la conversación de los usuarios: House of the Dragon. Es aquí donde me detengo a reflexionar algunos puntos que podemos usar en nuestro favor en nuestras estrategias de marketing y publicidad.

  1. El contenido es y seguirá siendo el rey: de aquí hasta no sabemos cuándo. No importa que los medios evolucionen, al final, el contenido -y casi junto que pegado el storytelling– seguirá siendo un activo relevantísimo dentro de nuestras estrategias. Los usuarios en general no dejarán de consumir contenido, aunque el canal sea diferente. Y por canal me refiero a que no necesitamos sintonizar un programa de TV a una hora determinada, sino que simplemente podemos consumir un contenido desde nuestro celular, computadora, iPad o lo que sea que tengamos para verlo. Si tu contenido es bueno, allá afuera se hablará de él: se viralizará: llegará a más y más personas. Esto aplica en nuestro nivel para todo: campañas en redes, de publicidad. Hay que hacer mayor contenido, en lugar de hacer hard-selling.
  2. Si tienes un buen producto, invierte en una buena campaña de publicidad 360. Tan solo en ‘House of the Dragon’, se calcula que invirtieron más de la mitad de lo que costó la producción. Esto es propio de la industria del entretenimiento, por supuesto, la inversión desmedida para apoyar un lanzamiento. Pero creo que podemos llevarlo a nuestro nivel: es una inversión, no un gasto. Y el retorno es aún mejor si tu producto es bueno.
  3. Escucha a tus clientes, analiza la conversación y aprende de ello. Hay un efecto que me parece clave sobre este punto. Quizás te has preguntado, ¿cómo es posible que ‘House of the Dragón’ haya ganado en las trincheras -conversación- vs ‘The Rings of the Power’? Muy sencillo: se convirtió en un producto más masivo que su competencia. ¿Cómo lo hizo? Haciendo una historia más digerible. Atrás quedaron los episodios lentos a los que nos acostumbraron en el mundo de Game of Thrones: esta versión es más dinámica y más digerible que su antecesora. Si tú no sabes nada del mundo creado anteriormente igual puedes engancharte: precisamente era una de las principales barreras de su antecesora: historias lentas -pero bien cocinadas, por supuesto-: pero ahora pareciera que afinaron los detalles -las barreras- para hacer un producto más digerible sin minar la calidad. Los números, en este punto, no mienten, se calcula que el día de su estreno llegaron a más de 20 millones de personas. Y es simplemente el mejor estreno de la cadena HBO. Nada mal, eh.

Quizás lo que más me sorprende es el aprendizaje número 2: invierte, invierte, invierte. Al final, aplicado en nuestro mundo de publicidad, como se dice en el bajo mundo: se le compra al más conocido, no necesariamente al mejor. Y muchas veces pasamos por alto esta máxima del marketing. Pero también se entreteje con el primer punto: tu producto debe ser bueno par lograr el equilibrio, de lo contrario por más dinero que puedas invertir en una campaña, simplemente no prosperará.

Ya hacia el final y no menos importante: sí me gustó el final y eso que no soy mucho de ver series. Lo que empezó con un simplemente: “voy a verla para tener de qué platicar en la agencia” se convirtió en un: “ahora no puedo esperar por la segunda temporada”.

Maravillas del marketing y de un buen producto.

¿Tú qué opinas al respecto?

Nos leemos la siguiente semana.

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Más de 150,000 mercadólogos inscritos en nuestros boletín de noticias diarias.

Premium

Populares

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.

Más de Merca2.0

Artículos relacionados

Por comer picante

Por comer picante mujer pone en riesgo su vida 

De acuerdo con especialistas, el consumo excesivo de comidas picantes puede perjudicar la salud de manera importante, por lo que se considera que el abuso de este alimento a la larga puede derivar incluso en cáncer de estómago.