Con la oleada de tecnología accesible para casi todos, el modelo de trabajo de home office creció enormemente. Las computadoras portátiles, el WiFi accesible e incluso con los smartphones de alta gama y las plataformas que pueden utilizarse fácilmente, cada vez es menos indispensable acudir a las instalaciones de la empresa para trabajar.

Situaciones ajenas a las empresas suceden todo el tiempo, por ejemplo en el caso de Monterrey y las cuestiones de la naturaleza que han derivado en recomendar que la gente no salga de su casa. Los profesionales están optando por hacer home office por la depresión tropical Fernand.

Por estas cuestionas más allá del control del ser humano es que las compañías deben estar preparadas para manejar un equipo y procesos vía remota. Además, de que esta forma de trabajo protagoniza las tendencias como solución a los males de las empresas, también es un camino que las nuevas generaciones piden a “gritos”.

Los millennials, sobre todo, defienden esta práctica como un camino ideal para refrescarse porque hacer rutinaria la oficina impide que la creatividad florezca. La frase de OdiseA de Archer Troy resumen en gran parte la forma de pensar de la generación actual: “para pensar fuera de la caja hay que salir de ella”.

Así también pasa con las ideas e iniciativas de los profesionales en todas las industrias, para despejarse un poco es una excelente idea tomarse un día a la semana y no dejar de lado el trabajo, pero sí la rutina.

Hacer home office es un esquema de trabajo flexible que permite al empleado ejercer sus labores desde su domicilio o en un local libremente elegido por él, sin vigilancia ni dirección inmediata de quien proporciona el trabajo, de acuerdo con la Ley Federal del Trabajo.

Existen diversas ventajas de este modelo, por mencionar una de ellas, Accountemps concluyó que 28 por ciento de los directores financieros aseveró que al eliminar el tiempo de traslado de sus empleados, creció la productividad en sus firmas.

Aunado a esto, soluciona también la falta de espacios de trabajo para algunas compañías, disminuye sus costos de servicios básicos que requiere una oficina, como luz, agua, gas, etcétera.

Incluso hay quienes prefieren que el profesional trabaje desde casa también porque lo hace desde su propio equipo. Ahorro de costos.

Empleado

Sobre el empleado, es muy importante para las nuevas generaciones esta modalidad la punto de que la pueden ver como una prestación y que resulte una ventaja trabajar en una empresa que permita esta práctica y que se termine eligiendo sobre otras ofertas laborales.

La National Bureau of Economic Research (NBER) indicó que “el postulante promedio está dispuesto a aceptar un salario 20 por ciento más bajo para evitar puestos de trabajo con horarios fijos.

Además, trabajar desde casa da una perspectiva diferente. La creatividad suele surgir a veces en un entorno familiar en donde el profesional ya sabe cómo sentirse cómodo e inspirarse.

Ahorra tiempo al final, ya que todo se puede hacer en un mismo sitio, comer en casa y hasta tomar una siesta entre cada proyecto, algo que en Oriente se hace a la menor provocación porque permite ampliar la mente y descansarla en al menos de 40 minutos.

Desde Accountemps revelan que por lo menos 28 por ciento de los directores financieros aseguró que al eliminar el tiempo de traslado de sus empleados, creció la productividad en sus firmas, y en una ciudad tan compleja en cuanto al tránsito vehicular, como la Ciudad de México, esta característica es ideal, es una ventaja que viene a salvar a muchas compañías que tienen sedes complicadas como Santa Fe, Huixquilucan o el propio Polanco.