Hiroshima, la tendencia del horror

Internacional.- “La bomba atómica sobre Hiroshima cambió el mundo”, dijo Obama en la tarde del viernes 27 de mayo en Japón. Es el mismo lugar donde en 1945 una bomba atómica dejaba muerte y destrucción.

El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, aterrizó en Hiroshima este viernes 27 de mayo, como parte de la visita oficial a Japón. Se trata de un hecho histórico porque es la primera vez que un presidente en funciones de ese país llega a la primera ciudad víctima de una bomba atómica. Obama llega después de asistir a la cumbre de líderes del G7, en otra ciudad de Japón.

En las redes, rápidamente se ha convertido en tendencia, ya que medios de todo el mundo están cubriendo las noticias que llegan desde el lugar donde Obama dijo hace unos momentos que el “mundo cambió” con la bomba nuclear lanzada durante la II Guerra Mundial, ya que se demostró que “el hombre tenía los medios para destruirse a sí mismo”, agregó.

71 años han pasado desde aquel día. Era una mañana luminosa y sin nubes. La muerte cayó del cielo y el mundo cambió.

Esas fueron las primeras palabras del discurso de Obama en la ciudad nipona arrasada por una bomba atómica el 6 de agosto de 1945. También pidió que “nunca debe desaparecer” el hecho en la memoria de la gente y que hay que escuchar “las voces de las víctimas”.

Mantener viva su memoria, porque alimenta nuestra imaginación, nos permite cambiar y nos da esperanzas sobre un futuro mejor.

Junto con Obama estuvieron el primer ministro japonés, Shinzo Abe, y al menos tres supervivientes del ataque. Todas las imágenes que llegan de la visita son del Parque de la Paz, lugar donde se levantó un monumento porque fue el epicentro de la explosión. Allí está el llamado “Gembaku Domu”, la cúpula que quedó en pie tras el ataque que arrasó la ciudad y que es Patrimonio Mundial.

Una bomba que cambió la historia

El ataque a Hiroshima ocurrió el 6 de agosto de 1945, dejando al menos 140 mil víctimas. Tres días después, una segunda bomba nuclear sobre la ciudad de Nagasaki mató a unas 74 mil personas más.

hiroshima 2
Así quedó la ciudad cuando cayó la bomba en 1945.

A la semana siguiente, Japón se rindió y se puso fin a la II Guerra Mundial.

Marketing político

En noviembre, Obama dejará de ser el presidente de los Estados Unidos tras 8 años y desde hace meses desarrolla una clara estrategia de limpiar la imagen de su a país a lo largo del mundo. La visita a Cuba fue una de esas acciones y esta llegada a Hiroshima, es otra.

Por otra parte, la llegada de Obama a Hiroshima se hace en un momento clave para la campaña de desarme nuclear promovida en Estados Unidos y es interpretada como una estrategia con impacto hacia adentro de su propio país.

Un dato que no pasó desapercibido es que Obama no pidió perdón por la masacre. Ante la critica de algunos sectores de la sociedad nipona que le exigieron ese pedido, Obama dijo: “No voy a volver a la decisión de utilizar armas atómicas en Hiroshima y Nagasaki. El primer ministro Abe y yo venimos juntos a Hiroshima a demostrar al mundo la posibilidad de la reconciliación y que incluso antiguos adversarios pueden convertirse en los aliados más sólidos”.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299