Heineken muestra a Pepsi que una bebida sí puede solucionar un conflicto, pero con el planteamiento correcto

La historia de la nueva campaña de Pepsi, muestra a Kendall Jenner (protagonista de la campaña) en una sesión fotográfica, cuando de repente llama su atención una protesta a la que se une al entregar una Pepsi de lata a policías que se encuentra en ella, haciendo que el hecho sea festejado por los protestantes.

Sin embargo, la respuesta fue negativa en redes sociales, al punto de que la compañía tuvo que retirar el anuncio. En contraste, Heineken presentó un anuncio en el que demuestra que con un planteamiento distinto, una bebida sí puede solucionar un conflicto.

En su nuevo spot, la marca enfrenta a personas con opiniones opuestas, cuyas ideas llegan a un punto de rechazo a otra gente, tanto como un machista y una feminista juntos.

Sin conocerse, los ponen a trabajar juntos en distintas etapas hasta que los colocan en una barra y les ofrecen una cerveza, por su puesto Heineken, no sin antes mostrar quien es quien en un video.

Entonces, tienen la posibilidad de no convivir con la otra persona o de quedarse a beber cerveza con un nuevo amigo.

Las comparaciones con el comercial de Pepsi no se han hecho esperar en redes sociales, defendiendo el planteamiento de Heineken.

De acuerdo con Euromonitor, durante el último año, el consumo de cerveza en México creció 4.8 por ciento. Heineken llegó a invertir en publicidad dentro de Estados Unidos hasta 412.7 millones de dólares, esto de acuerdo con un estimado con cifras de Kantar Media y Advertising Age.