Habilidades del comunicador del futuro

La industria de las relaciones públicas vive en una constante evolución, enfrentando cambios sin precedentes, lo que la lleva a una constante búsqueda sobre como adaptar su modelo y estructura para tener una mayor influencia en una actividad cada vez más orientada a la creación de marca en el entorno de los medios convergentes de hoy. 

Una de las principales discusiones es sobre la conformación del talento, no solo por la afluencia de nuevas habilidades en las agencias de relaciones públicas, sino también por la necesidad de formar trayectorias profesionales viables para personas cuyo destino es proteger, preservar y promover la reputación de las marcas. 

El talento sigue siendo el mayor desafío y las discusiones sobre las habilidades que se califican como las más importantes para la próxima década están la creatividad, el contenido multimedia y el insight / planeación estratégica.

Las relaciones públicas caminan hacia el desarrollo de una mentalidad más creativa, busca la contratación de planificadores, lo que no ha sido del todo consistente, quizá porque los “planificadores de relaciones públicas” no pueden simplemente surgir de las agencias de publicidad. Se requiere también de creadores de contenido multimedia, ahora muy apreciados por todo tipo de agencias y los departamentos internos de marketing y comunicación.

La implementación de todo esta pluralidad de personas dentro de la estructura de una agencia de relaciones públicas clásica, no solo requiere ajustes en términos de roles laborales, sino también en términos de expectativas culturales y modelos de ingresos.

El perfil del comunicador del futuro aborda también otras competencias, como:

  • la inteligencia social, una capacidad para entender las emociones de los demás y poder conectar con ellos. 
  • Pensamiento innovador y adaptable, para adecuarse a las nuevas realidades y nunca dejar de aprender
  • Dominio el lenguaje digital
  • Multiculturalidad, ya que la globalidad acentúa la diversidad, es esencial saber adaptarse y aceptar las diferencias
  • Pensamiento analítico, las organizaciones necesitan más capacidad de análisis y la facultad de asimilar y darle curso a la información
  • Colaboración virtual, es imprescindible que los profesionales de una organización estén familiarizados con las herramientas de colaboración virtual.
  • Ágil manejo de los contenidos, saber seleccionar, editar, priorizar y manejar de una manera creativa la información, debe de convertirse en una verdadera destreza.

La implementación de estos tipos de profesionales dentro de la estructura de una agencia de relaciones públicas clásica, no solo requiere de ajustes en términos de roles laborales, sino también en términos de expectativas culturales y modelos de ingresos.

De acuerdo al estudio World PR Report donde se analizan cuáles son las competencias más requerida entre los profesionales de esta actividad, revela qué en los Estados Unidos, la creación de contenido multimedia (42%) se destaca, mientras que las empresas de Asia-Pacífico favorecen la visión y la planificación (49%). La creatividad se considera mucho menos importante (28%) en la última región, pero es considerablemente más apreciada en el Reino Unido (44%) y Europa del Este (42%).

En todo el mundo, sin embargo, una cosa permanece más o menos invariable. Las habilidades de relaciones con los medios (15%) ya no se consideran particularmente relevantes. Eso debería causar cierta inquietud entre la generación anterior de ejecutivos de la industria de relaciones públicas, pues esta transformación ya no hay manera de detenerla.