Google Glass: La innovación que no pudo ser

Cuando el 15 de abril de 2014 Google realizó el lanzamiento de sus lentes de realidad aumentada (para los desarrolladores estuvo disponible desde 2013), todas las proyecciones daban como revolucionaria y exitosa a la tecnología. Se vaticinó que la misma crearía un hito en los usuarios y su forma de ver los gadgets, similar a lo que en algún momento logrará el Ipod. Pero luego de casi un año de varios traspiés la innovación de Google sigue estancada.

Muchas excusas se han dado en el tiempo que ha pasado. Eric Schmidt, actual presidente de Google sale al paso a señalar que el proyecto “Google Glass” está muy lejos de morir y que aunque no se estén realizando ventas del dispositivo “es parte importante del futuro de la marca”. Por lo que sacarían al producto del laboratorio de desarrollo para convertirlo en una división dentro de la empresa.

Hay algunas razones por las cuales esta tecnología ha fallado, incluso antes de nacer. Lo que no significa que en el futuro no se pueda recuperar.

  • Muy costoso para el usuario de a pie: probablemente con un poco más de estudio y con materiales más económicos, el esfuerzo de Google hubiese tenido otra recepción, pero la primera versión del wearable por 1500$ le quitó a muchos las ganas de adquirirlo.
  • Demasiada expectativa: la compañía no tuvo una estrategia adecuada para el Google Glass, creó demasiada expectativa en el consumidor que no logró cumplir. Con menos promesas y más acción se hubiese logrado mucho más.
  • No era un producto listo para el usuario: en algunas entrevistas, se leía a los responsables del Google Glass decir que todavía se encontraba en fase de desarrollo. Sin embargo, el equipo de mercadeo de la empresa falló al venderlo como una tecnología completa.

Pero este no es el final, los defectos del proyecto se pueden convertir en grandes éxitos a futuro. Entre las muchas razones para pensar en que volveremos a saber de estos lentes en poco tiempo se encuentra que los usos potenciales de la tecnología son casi infinitos, solo requiere un poco de trabajo adicional. Además, sirve de base para nuevos desarrollos en los cuales Google seguramente ya está pensando.