Este domingo, diversos reportes indican que Google ha decidido dar la espalda a Huawei luego de las presiones ejercidas por Donald Trump durante toda la semana para evitar que diversas firmas mantengan negocios con la tecnológica china.

Tal y como indican desde Reuters, Google ha suspendido los negocios que mantenía con Huawei relacionados con la transferencia de productos de hardware y software, en donde quedarán exentos esos que están cubiertos por licencias de código abierto.

Un golpe grande

De esta manera, Huawei perderá acceso inmediato a las actualizaciones del sistema operativo Android, al tiempo que la próxima generación de sus dispositivos móviles que sean lanzados fuera de China no contarán con las aplicaciones y servicios más populares de Google, tales como Google Play Store y Gmail.

Así, se espera que la firma asiática sólo tenga acceso a la versión de Android disponible a través de licencias de código abierto, es decir, aquellas que cualquiera puede utilizar.

En otras palabras, Google dejará de prestar colaboración y respaldo técnico a Huawei para sus servicios y aplicaciones que funcionan mediante Android.

Problema en la competencia

Para Huawei se trata de un golpe duro si se considera la dura competencia que ahora mismo libra por dominar el terreno de los smartphones.

Según proyecciones de IDC, Huawei colocó por 59.1 millones de smartphones, lo que significó un crecimiento del 50.3 por ciento respecto al año pasado.

Con esta cifra se ubicó por encima de Apple, que vendió 36.4 millones de iPhones y reportó una caída del 30.2 por ciento.

No obstante, con las decisiones de Google el grado de innovación percibido, valor que es el que ha llevado a la marca china a ocupar esa posición, podría verse mermado, toda vez que se verá limitado su campo de acción para capitalizar al máximo el sistema operativo sobre el cual funcionan la mayoría de sus dispositivos fuera de China.

Más de un caído

La guerra comercial que protagonizan China y Estados Unidos no sólo ha cobrado a Huawei como víctima.

Durante esta semana, Apple se ubicó como una de las firmas más afectadas luego de perder 52 mil 710 millones de dólares en la Bolsa, lo que significó una caída de 05.81 por ciento, según datos entregados por Reuters.

La noticia es especialmente importante para el negocio de la empresa fundada por Steve Jobs toda vez que, hasta marzo pasado, China se ubicaba como el tercer mercado más importante en términos de ingresos.

Aún cuando los ingresos provenientes del mercado asiático han venido a la baja (el año pasado representaron al pasar de 21.30 por ciento al 17.61 por ciento entre marzo de 2018 y 2019, lo cierto es que la actividad de la firma en aquel país aun supone 10 mil 218 millones de dólares para el negocio de Apple.