La producción de cerveza se reactiva este lunes y el respiro no sólo será para los productores de la bebida, las tiendas locales o el bolsillo del consumidor. El gobierno federal también se verá beneficiado.

Y es que la falta de cerveza en el mercado no sólo afectó a los grupos evidentes. El gobierno de AMLO habría perdido una suma millonaria a causa de impuestos no generados.

Más de 550 millones de pesos

Cuando menos así lo reportó la Secretaria de Hacienda, dependencia que indicó que suspender la producción y distribución de cerveza costó al gobierno federal gobierno federal 551 millones de pesos de recaudación del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) en abril de este año, si se compara con lo reportado el mismo mes pero del año pasado.

La cifra no es menor si consideramos que representa el gasto programado para 2020 para la prevención y control de sobrepeso, obesidad y diabetes, que se calculó en 520 millones de pesos.

De esta manera se estima que la recaudación del IEPS a la cerveza registró su peor caída en 22 años. Los recursos derivados de este impuesto que grava a las cervezas y bebidas refrescantes sumaron 2 mil 614.5 millones de pesos en abril, cifra 19.1 por ciento menor a tasa anual.

De manera puntual y según el Informe de finanzas y deuda pública de Hacienda, durante el primer cuatrimestre del año, la recaudación de este impuesto disminuyó 9.6 por ciento, lo que representó una disminución de 866 millones de pesos.

A menor escala

A pesar de la alta demanda del producto, que se agravó luego de que los principales grupos cerveceros anunciaran el paro de sus actividades al alinearse a las medidas solicitadas por las autoridades de salud, se tradujo en un incremento en el precio del producto que fue padecido por el consumidor.

De acuerdo con datos entregados por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), el precio de la bebida reportó el pasado mes de abril, la mayor alza de precio en los últimos 10 años.

Según las estimaciones del instituto, el precio promedio de la cerveza se elevó 2.7 por ciento el mes pasado en comparación con lo registrado en marzo, incremento que se ubica como el más pronunciado en un mes desde enero de 2010, cuando entonces se elevó 3.6 por ciento.

A esta conclusión se llegó luego de que el Inegi evaluará los precios en 55 ciudades del país, estudio en el que se encontró, por ejemplo, que en la Ciudad de México el precio promedio la cerveza Heineken, en su presentación de seis botellas de 355 mililitros (ml), pasó de 43.2 pesos en marzo a 49.6 en abril, un aumento de 6.4 pesos.

Para los comercios y pequeñas tiendas, esta fecha será especialmente esperada si consideramos que el desbarato de este producto pegó de manera importante en sus ingresos.

Este escenario fue previsto en día previos por la Asociación Nacional de Pequeños Comerciantes (Anpec), organización que alertó que ante el freno de la producción y distribución del producto, el escenario esperado estaba caracterizado por una afectación economica para los negocios que dependen de este producto así como precios de especulación debido al desabasto de cerveza.

“Al no tener cerveza que vender habrá una importante caída de ingresos y llevará a miles de pequeños negocios a un punto de quiebra con la pérdida de fuentes de empleo. No se debe perder de vista que esta cadena de valor genera más de 500 mil empleos, desde el campo hasta el pequeño comercio. El desabasto también provocará incremento de precios por especulación, afectando la economía de la gente. Todo esto eleva las pérdidas por la cuarentena”, señaló la Anpec en un comunicado de prensa.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299