General Motors cancelará varios modelos y eliminará miles de empleos

General Motors y LG: alianza para hacer baterías
Imagen: Bigstock
  • General Motors tiene más de un siglo de existencia y tiene ingresos superiores a los 145 mil mdd.

  • La compañía dirigida por Mary Barra anunció su mayor reestructuración en una década.

  • Reducirá su apuesta por los vehículos con motor a gasolina y reforzará los autos eléctricos y de conducción autónoma.

Este lunes General Motors se está llevando todos los reflectores hacia Detroit, debido a que la firma hizo un par de anuncios que cimbraron la industria automotriz y a los mercados bursátiles a nivel internacional.

Y, es que GM es una compañía fabricantes de automóviles y camiones con mayor tradición a nivel internacional; se fundó a principios del siglo pasado (en 1908) y hoy tiene presencia global con marcas como Chevrolet, Cadillac, Buick y GMC, e ingresos por más de 145 mil 590 millones de dólares.

Una reestructuración radical; la mayor en una década

Sucede que la compañía liderada por Mary Barra informó que reducirá significativamente su producción de vehículos en Norteamérica, iniciando por dejar de construir los modelos con bajos niveles de ventas.

Esto tendrá un impacto directo en la cantidad de personal que requerirá para seguir operando, por lo que eliminará empleos en la región; en total se habla de que reducirá 15 por ciento de su fuerza de trabajo, así como un 25 por ciento a su personal ejecutivo; lo que en total son cerca de 10 mil puestos de trabajo, según diversas fuentes.

El objetivo es detener el próximo año la producción en tres plantas -Lordstown en Ohio, Hamtramck en Michigan y Oshawa en Ontario (y otras dos en otros mercados -sin especificar-) y, con ello cesar la producción de modelos como: el Chevrolet Cruze, el Cadillac CT6 y el Buick LaCrosse.

“Reconocemos la necesidad de estar frente a las condiciones cambiantes del mercado y las preferencias de los clientes para posicionar a nuestra empresa para el éxito a largo plazo”, dijo su CEO en un mensaje publicado por la General Motors.

De acuerdo con Barra, estos cambios en la plantilla laboral serán discutidos con el Sindicato de Trabajadores del Automóvil el próximo año, un tema que representará un reto, pues deberán satisfacer las demandas de los trabajadores si no quieren enfrentar una presión más desde este frente.

Lo anterior debido a que modelos como el híbrido Chevy Volt y el Chevy Cruze, que dejarán de ensamblarse en las platas que bajarán sus cortinas, se fabricará en México para otros mercados.

La reestructura lleva tiempo planificándose

La automotriz lleva ya un par de años reestructurándose, sólo durante 2017 se concretó la venta de su filial europea Opel/Vauxhall al grupo francés PSA Peugeot Citroën, en gran medida, porque para GM el mercado europeo había dejado de ser rentable.

Pero este no fue el principal cambio el año pasado, el grupo automotriz con sede en Detroit, Míchigan, pasó la tierra en varias de sus oficinas en mercados internacionales, con el objetivo de optimizar sus operaciones y mejorar su competitividad, así como la base de costos.

En el caso de la reestructura anunciada este lunes, General Motors argumenta que ha sufrido presión por el aumento de costos para la empresa, otras automotrices y proveedores, en gran medida motivado por la disminución en la demanda de autos sedán ‘convencionales’.

El efecto Donald Trump también es importante, pues de acuerdo con la automotriz, los impuestos al acero importado le han significado más mil millones de dólares.

Autos eléctricos y autónomos, el futuro de GM

General Motors indicó que esta profunda reestructura está dirigida a canalizar los esfuerzos de la compañía en optimizar su cartera de productos.

En concreto se refiere a que estima que en el futuro el 75 por ciento de su ventas mundiales se concentre en diferentes arquitecturas de negocio. Por ello, reforzará su interés en la producción de carros eléctricos y de conducción autónoma.

De acuerdo con datos de Statista, se estima que para 2019 el mercado de los automóviles eléctricos supere los 271 mil millones de dólares y, aunque aún no tiene la potencia del motor de combustión eléctrica (para 2040 representará el 6 por ciento de la flota mundial), la tendencia hacia esta nueva tecnología de movilidad ya es una realidad.

Un camino similar a los datos de conducción autónoma, un estudio realizado por BI Intelligence, refiere que los automóviles completamente autónomos tomarán especial protagonismo a finales de 2019 y, para 2020 se prevé que ya estén circulando alrededor de 10 millones de autos con estas características.

La apuesta de General Motors es muy grande, pero al ser el mayor constructor en Estados Unidos seguramente analizó bien las tendencias del mercado, de ahí que, al igual que otras grandes automotrices como Ford, Nissan, Toyota, Mercedes-Benz o Volvo estén apostando por negocios de movilidad.

loading...