Gen XXY: Las ventajas y desventajas del Home Office

Por Paco Santamaría y Anaí Aguilar

Paco X. Jajaja, en mis tiempos, era toda una estrategia subersiva el irse de “pinta”, era algo totalmente contra cultural, todo mundo sabía que una ventana del salón de segundo no tenía barrotes y por allí escapábamos, lentamente, como ratas de central de abastos. Todo estaba muy claro y delimitado. Se estudia en la escuela, se juega en el parque y se come en tu casa. Hoy, todos los días veo trabajando a gente por todas partes con sus laps.

Anaí Y. Movilidad. Todo mundo queremos movernos de un punto a otro, y además, que nuestras herramientas de trabajo, de estudio, de socialización se muevan junto con nosotros. De ahí nace, hace 22 años, la idea de crear y desarrollar Laptops. Hoy, no podríamos vivir sin ellas, pero lo más cuestionable es que los smartphones las están dejando a un lado. ¿Morirán o tomarán más fuerza?

Paco X. Más que los smarphones, la tendencia es la comodidad y cercanía, yo creo que todo eso va a tomar forma ya, ahora mismo. Todos necesitamos, algo que nos permita estar en contacto con nuestros asuntos, nuestros negocios y nuestros planes en la palma de la mano. Ya es una realidad Blackberry con su messenger, ahora Nokia entrando fuerte a México con su Nokia Messanging. Las conversaciones hoy son por medio de chat (como esta columna). No imagino haciendo planes o reuniones de negocios sin mi BB. Es por eso que el clásico ambiente de oficina va a cambiar pronto. Como cuando nos encontramos a compañeros de trabajo en el café, hacemos plática para armar conversación. Cada día las conversaciones serán más pragmáticas y orientadas a resultados. La gente tiene que aprender a ser más efectiva, trabajando sola e independiente, en el lugar que esté y con quien esté. Sin olvidar las reuniones presenciales para conocerse y establecer relaciones productivas de trabajo.

Anaí Y. Yo tampoco suelto mi BB. Y estoy de acuerdo con lo que dices, las formas están cambiando, y muy rápido. ¿Bueno o malo? Da igual, buscamos y adaptamos la forma de trabajar que mejor nos funcione a nosotros, y a nuestros jefes. Aunque hoy, todo mundo quiera ser jefe. Pero aquí la pregunta sería lo que te ofrece esta movilidad, comodidad y cercanía: ¿libertad o esclavitud?

Paco X. A veces me confundo, si las herramientas como los smartphones pueden ser considerados como los nuevos medios, con más cercanía, inmediatez, personalización o simplemente es otra forma de esclavitud y una fuente más de información a veces cierta o muchas veces  poco clasificada y verdadera. Ahora tenemos más herramientas para trabajar desde donde queramos, pero ¿y los jefes, los mentores, los líderes y los que trabajan en equipo, dónde van a quedar? ¿En qué dispositivo los metes y los llevas contigo?

Anaí Y. Han inventado los conference call o video call, pero aún así, me atrevería a decir que los resultados cuando se trabaja en equipo presencial son superiores cuando se trabaja de forma individual. Siempre dos cabezas, pensarán más que una. Hay mucha contradicción, porque existen estas dos culturas: autodidacta y trabajo en equipo. Yo prefiero contratar a quién sabe trabajar en equipo, que aquel que prefiere hacerlo todo solo. Mmmh, no solo temas de libertad y esclavitud, ¿también soledad?….

Paco X. Soledad. Para mí esa es la nueva problemática de hoy, no sabemos qué hacer con este sentimiento. Unos como yo se casan por soledad, otros cometen otras más tonterías. El mundo laboral de hoy requiere emprendedores dentro de las empresas, que sirvan de incubadores de ideas y que motiven a otros a gestar más ideas. El modelo de vengo caliento el asiento hasta las 18.30 se está derritiendo como sus traseros; las empresas hoy deben de renovar sus esquemas, sus organigramas, su compensación económica, sus comisiones y bonos por logros. Si no lo hacen así, van a terminar con una nómina de zombies incapaces de proponer y generar evolución. Las empresas hoy requieren socios de negocio, no empleados. Les compartimos un artículo que nos mandó Enrico Becerra publicado en Entrepreneur, es de David Javitch, habla un poco de esto. Por si todo falla, en este artículo nos explican cómo amarrar  a sus estaciones de trabajo a los ¨empleados¨  X y Y, y mantenerlos motivados. Según David Javitch los X ya son más de 50 millones y los Y más de 70.

Anaí Y. Tocas otro tema importante, motivación, tendremos que dedicarle un articulo entero. En fin,  ya llegue a mi casa, es momento de abrir mi lap y empezar a trabajar como se debe. Mi equipo: mi computadora y mis ideas.

Sobre los autores de este texto…
Paco Santamaría (especialista en youth marketing) tiene 36 años y es sagitario. Estudió comunicación y un posgrado en producción audiovisual en Madrid, España. Ha sido telefonista en atención a clientes, entrenador y facilitador, consultor, maestro, analista, gerente, director, vendedor, documentalista, productor, periodista, bar tender, mesero, copy, mercadólogo, freelance, investigador, RP y empresario. Es un sibarita de tiempo completo y un soñador.

Anaí Aguilar tiene 19 años y es virgo. Estudia creación y desarrollo de empresas. Su crecimiento personal empezó hace cinco años como niñera, su crecimiento espiritual hace dos años con clases de yoga, su crecimiento profesional hace tres años en una empresa de advertising, y su crecimiento intelectual hace un año en la universidad. Hoy, es una soñadora pero activista, que cree en la energía positiva de la gente.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299