Fueron 126 millones de estadounidenses los alcanzados por contenido de páginas vinculadas a Rusia

El #Rusiagate sigue dando más información relacionada con las Facebook y Google, como las plataformas digitales que resultaron más afectadas por la presunta intervención de Moscú en las elecciones presidenciales de noviembre pasado en Estados Unidos.

De acuerdo con informes de medios, Facebook reconocerá ante el Congreso estadounidense más información relacionada con la publicación y difusión de publicidad y otros contenidos en su red social por parte de presuntos ‘trolls’ rusos.

La compañía dirigida por Mark Zuckerberg declararía este martes que este tipo de contenidos habría alcanzado a 126 millones estadounidenses previo a las elecciones presidenciales.

Este tipo de información formaría parte de un testimonio escrito ante el Subcomité Judicial del Crimen y el Terrorismo del Senado, mismo que es citado por medios como Bloomberg y The Washington Post. En este documento se hace referencia a una gran cantidad de contenido publicado por el grupo de ‘trolls’ presuntamente rusos conocida como la Internet Research Agency.

Esto se sumaría a otros datos reconocidos por Facebook, que señala que este tipo de grupos habrían pagado aproximadamente 3 mil anuncios para que se publicaran en la red social, pero en aquel entonces indicó que habían sido sólo 10 millones de usuarios los expuestos a este tipo de contenidos.

El tema sería serio, y podría reforzar la hipótesis de que esta presunta intervención rusa habría incidido en la intención del voto de los estadounidenses, pues de acuerdo con información publicada por CNN, esta estimación equivale a más de la mitad de personas con derecho a votar (poco más de 227 millones de personas).

Además, podría intensificar el escrutinio posbélico y político que son objeto tanto Facebook como Google, pues son las empresas más señaladas por esta situación, aunque el tema ha motivado que otras firmas como Twitter y Snapchat anuncien cambios relacionados con sus reglas de anuncios políticos.

Esta situación ya tiene mucha preocupación en el Congreso estadounidense, donde se debaten políticas que obliguen a las compañías digitales a ser más transparentes respecto a la publicidad política que se difunde a través de sus plataformas.

El tema también debe ser un aprendizaje para otras naciones, Francia buscó evitar que sucediera algo similar y, al parecer implementó acciones preventivas que le funcionaron. El próximo año no sólo será electoral en Estados Unidos, también en otras regiones.

México es uno de los países que vivirá un proceso electoral y, si bien no somos objeto de atención rusa, la clase política mexicana no se destaca por el juego límpido y el respeto a las reglas electorales, por lo que las autoridades deberán estar atentas y aprender todo lo posible para evitar la propagación de publicidad falsa y contenidos nocivos que vicien las próximas elecciones.