¿Cuál es el formato de contenido más adecuado para el content marketing de tu marca o empresa?

¿Cuál es el formato de contenido más adecuado para el content marketing de tu marca o empresa?

Si bien ya es sabido, gracias a información del Content Marketing Institute, referida por OptIn Monster, que 91 por ciento de las firmas B2B y 86 por ciento de la B2C desarrollan el content marketing, estas cifras no quieren decir que todas estén experimentando el éxito, y uno de los problemas principales detrás de ello es la falta del formato de contenido adecuado. Pero, ¿cómo determinarlo?, para responder a esta pregunta, a continuación te compartimos los puntos que es importante que como mercadólogo(a) no pierdas de vista.

Los formatos de contenido:

Para determinar el mejor formato de contenido con el cual trabajar, primero es necesario entender cuáles son todas las opciones disponibles de la actualidad. Como sabrás, el mundo digital presenta cada vez más opciones con las cuales dar inicio a la creación de materiales.

Entre los elementos que se pueden destacar actualmente tenemos a los posteos en blogs, los artículos publicados en espacios de terceros, los videos, podcast, infografías, imágenes, webinars, presentaciones, eBooks, Whitepapers, newsletters, casos de estudio, comunicados de prensa, checklists, entrevistas, publicaciones de redes sociales, quizzes y calculadoras interactivas. Todas estas opciones de contenido a desarrollar caen en la categoría de contenido escrito, y eso es importante destacar pues algunas en particular, como el video, pueden no incluir nada de escritura. Además, otros tipos de contenidos pueden contemplar una mezcla de varios formatos, por ejemplo, un caso de estudio puede integrar infografías o videos.

Otro punto importante a destacar antes de pasar al tema central, es que las opciones están limitadas en función de los recursos con los que cuenten la distintas empresas. Puede que haya firmas que no pueden costear algo tan detallado como un whitepaper o incluso la producción de video. Sin embargo, para decidir el formato de contenido ideal no solo hay que considerar los recursos disponibles.

¿Qué tipo de formato de contenido debería aprovechar una empresa?

Cada formato de contenido tiene sus ventajas y desventajas, por ejemplo, los videos pueden ser altamente atractivos, generar engagement y ser más prestos a ser compartidos (ventajas), pero pueden tomar mucho tiempo en su desarrollo y su elaboración puede ser costosa (desventajas). Por ello, para elegir qué tipo de contenido es el más adecuado se debe tener en consideración varios puntos clave antes de decidir. Estos puntos son:

  • La audiencia objetivo.

Se tiene que considerar qué es lo que les gusta pues son los que consumirán los contenidos. Toda firma se debe preguntar si les gustan los artículos, los videos, las infografías o cualquiera de las opciones vistas arriba.

  • El tipo de información que se incluirá en el contenido.

Como posiblemente sabrás, hay formatos que resultan más adecuados para la presentación de ciertos tipos de información, por ejemplo, las cifras y estadísticas se ven mejor en una gráfica o infografía, mientras que los contenidos del tipo “How-to” quedan más claros cuando se desarrollan en video.

  • El presupuesto y tiempo disponibles para trabajar.

El contenido y su creación es una tarea que requiere de tiempo y de recursos para poder funcionar adecuadamente, mientras más disponibles estén ambos elementos, mejores serán las opciones para el desarrollo de contenidos.

  • Las habilidades y equipo in-house para desarrollar el tipo de contenido elegido.

Si se quiere trabajar cierto tipo de piezas es crucial tener los recursos (además del presupuesto y el tiempo) para poder trabajar en ellas, esto en caso de que sea trabajo in-house. Si se lleva por medio del outsourcing, nuevamente ese debe contemplar el presupuesto disponible.

Como punto adicional a considerar aquí está el hecho de que muchos negocios obtienen mejores resultados mezclando las cosas, es decir, trabajando con más de un formato de contenido. Trabajar de esta forma ayuda en gran medida a mantener el interés y la participación de la audiencia.

El reutilizar el contenido bajo distintos formatos es la mejor forma de conseguir el máximo retorno de inversión posible de cada material.

Entonces, ¿existe un formato de contenido ideal para cada negocio?

La respuesta es sí, no obstante, miles de firmas coinciden en que hay algunos más efectivos que otros, al menos para ellos. Además, muchas compañías se han encontrado con el hecho de que el crear contenido que es relevante para sus audiencias resulta el camino más adecuado a seguir, pero este es el más retador.

Para que el contenido de las empresas sea efectivo, resulta de gran importancia no solo elegir los temas que mejor impacto tienen entre la audiencia, también es clave publicar los materiales en un formato que tenga las mejores oportunidades de ser consumido y compartido.

De acuerdo con las tendencias compartidas por el Content Marketing Institute, en el caso del segmento B2C, el principal formato de contenido empleado es el contenido para redes sociales, a este le siguen las newsletters, los artículos en el sitio web, las fotos e ilustraciones, los videos, los eventos en persona, las entradas en blog, las herramientas de contenido brandeado, las infografías, los micrositios y las apps móviles. Mientras que para las firmas del segmento B2B, el formato de contenido más popular también es el contenido para redes sociales, seguido de las newsletters, artículos en sitio, blogs, eventos en persona, casos de estudio, videos, ilustraciones y fotos, whitepapers, presentaciones online, infografías, webinars, reportes de investigación y micrositios.

Si bien las tendencias revelan lo más popular, es importante retomar lo comentado al inicio de este punto, la clave está en la relevancia para las audiencias. Cuando se entienden realmente las preferencias y motivaciones de las personas, así como sus hábitos online, es posible planear contenidos que estén bien adecuados para conseguir resultados con un grupo en particular.

Finalmente, para entender lo que quiere la audiencia, y para desarrollar campañas de contenido más efectivas, vale la pena revisar los datos analíticos disponibles. Considera las edades y demás datos demográficos de la audiencia, contempla con qué formato de contenido interactúan más, considera lo que comparten, el lugar donde pasan el tiempo que destinan al mundo online y sus canales sociales favoritos. Si bien esta investigación ayudará en gran medida, es importante continuar experimentado y realizando pruebas para poder optimizar el plan de contenidos.