Forever 21 está herida y parece que no tiene salvación

forever 21
Bigstock
  • Forever 21 es uno de los apparel retailer más grandes de Estados Unidos

  • Sin embargo, su falta de liquidez en los últimos años podrían llevarla a la bancarrota

  • Es una de las marcas que le ha costado adaptarse a las tendencias de consumo y al crecimiento del e-commerce

Mucho se ha hablado del complicado panorama que vive el retail en los últimos años, y uno de los sectores que más lo ha padecido es el Apparel, la marca que podría ser su ultima víctima es Forever 21.

Lo cierto es que muchas marcas han vivido tiempos difíciles, en gran medida por una falta de habilidad para adaptarse a los hábitos de consumo de sus públicos meta, las tendencias de la moda y a factores como la volatilidad económica en muchos mercados.

No obstante, el Apparel: ropa, calzado y accesorios, entre otros, es un sector que tiene buena salud, hablamos de un mercado que nivel global tiene un valor superior a los 1.30 billones de dólares, y que para 2020 podría superar los 1.52 billones, de acuerdo con datos de Lenzing y Euromonitor. Sólo el fast fashion representa un mercado de 35 mil millones de dólares, según cifras de Thredup y GlobalData.

El problema es que pese a estos números, siguen reportándose casos en los que las marcas que registran pérdidas o incluso tienen riesgo de quedar en quiebra, como es el caso de Forever 21.

Riesgo de bancarrota

El minorista estadounidense es una de las firmas que no la ha pasado bien los últimos años, la inestabilidad de su flujo de efectivo y sus múltiples esfuerzos infructuosos por recuperar liquidez y salvar el negocio podrían orillarla a declararse en bancarrota.

Según fuentes cercanas al proceso, citadas por Bloomberg, Forever 21 ha intentado atraer nuevos inversores en busca de conseguir financiamiento adicional para reestructurar su deuda, sin embargo, las negociaciones que ha sostenido se han estancado.

Forever 21 tiene ingresos por alrededor de los 800 millones de dólares según datos publicados en su sitio web, y cuenta con más de 815 tiendas en todo el mundo, de acuerdo con datos de CNBC.

De acuerdo con el medio, de darse la declaración de bancarrota, serviría para que la compañía depure todas las tiendas que están bajo su marca para cerrar o vender las que no le son rentables y, así, obtener nuevas oportunidades para recuperar capital.

El problema con Forever 21 parece ser el mismo que para muchos otros retailers (aunque no necesariamente del mismo rubro) como Sears o en su momento Aéropostale, y es que muchas de sus tiendas están dentro de centros comerciales enormes donde los consumidores reciben estimulación de diversos frentes y suelen no gastar o hacerlo menos en este tipo de establecimientos.

Ironía del retail

En su momento se pensó que el fast fashion retail era uno de los responsables de que otras marcas que fueran consideradas emblemáticas comenzaran a desaparecer.

Así, por ejemplo, Zara, H&M y Forever 21, entre otras, fueron las principales sospechosas por anuncios como la quiebra en 2016 de Aéropostale, una firma que en sus últimos años no paró de reportar pérdidas.

Ahora, lo que en aquel tiempo se le adjudicó a Aéropostale de no saber entender al consumidor, podría ser la misma piedra que termine por hacer tropezar a Forever 21.

La cara opuesta de la moneda

¿Por que? Está claro que entender al consumidor es clave, veamos el caso de marcas como H&M que ha buscado la forma de mantener en el interés de su público objetivo, ya sea mediante adopción de nuevas tendencias de la moda y de sus hábitos de consumo, como apelando a alianza estratégicas, como la línea de ropa inspirada en la serie de Netflix, Stranger Things.

O el caso de Uniqlo, que ha buscado posicionarse en mercado de gran potencial de consumo, como en China, un movimiento que le ha servido para reafirmar su posición en el sector y poder rivalizar de mejor manera frente a actores protagónicos como Zara y la misma H&M.