Fidelizar, captar y posicionar: 3 indispensables para tu marca

personalidad de una marca

 

El nombre de una marca es vital. El simple nombre puede ser la diferencia entre el éxito o fracaso de una compañía.

Es tan importante concentrarse en él, que por ejemplo grandes empresa como Coca-Cola, han tenido casos en los que tuvieron cambiar el nombre de sus productos en otros países por el significado en esos idiomas.

Una marca que ha posicionado su nombre tan bien, que incluso es contraproducente para ellos en la actualidad, es Bancomer. La firma demostró que eligieron el correcto e implementaron la estrategia ideal porque la gente ahora no puede decirles BBVA, cuando decidieron que este sería el nuevo nombre oficial en todos sus mercados.

“Hemos unificado nuestro nombre y actualizado el logo para transmitir mejor nuestra nueva realidad, cada vez más global y digital. Esta nueva identidad reforzará el compromiso de BBVA con sus casi 75 millones de clientes para ofrecerles las mejores soluciones globales manteniendo nuestra actitud de servicio local. Y ese es exactamente nuestro propósito: poner al alcance de todos, la oportunidad de esta nueva era”, dijeron en ese momento.

De hecho, están en una campaña para que el nuevo nombre quede posicionado entre sus usuarios, que olviden el pasado, pero no lo consiguen.

El nombre es capaz de fidelizar, captar y posicionar a una compañía. El primero porque al resultar tan familiar, incluso se puede convertir en una lovemark para portarla con orgullo en la ropa o en stickers para la laptop, botones para el celular, etcétera, como sucede con diversas compañías.

Para ello, también es muy importante que la marca tenga valores y principios, y el nombre los representará definitivamente letra a letra. Esto al final puede impulsar un vínculo afectivo entre marca y público.

El segundo porque al resultar atractivo, de inmediato captará la atención del consumidor antes que sus competidores. Es el primer elemento que el público percibe de la marca y que puede producir efectos similares a los del call to action, cuando se elige adecuadamente. 

Finalmente, estar en la mente de los consumidores es una posibilidad grande por medio del nombre siempre que haya brevedad y euforía, determinantes para conseguir un buen posicionamiento.