Durante la noche de ayer y las primera horas de este lunes, FEMSA ocupó un lugar dentro de ls primeras tenencias dentro de Twitter en el mercado mexicano luego de que los consumidores asociaran a la marca a un polémico video de ante político.

En las últimas horas del domingo pasado, se viralizó un video en el que Gilberto Lozano, ex director de la marca, supuestamente exigió cuentas al presidente de la República Mexicana, Andrés Manuel López Obrador.

En el video de poco más dos minutos, Lozano afirma “Andrés Manuel e veo Inepto, te veo incapaz, te veo cínico y te veo traidor”, al tiempo que exige que mañana en su conferencia mañanera entregue resultados tangibles de su gestión con base en sus propuestas de campaña. “Yo te pido que si todavía tienes dignidad, el día de mañana presentes resultados no esfuerzos. (…) Esperamos que tengas la dignidad de que si la yegua te quedó grande, te largues”, demanda el fundador de Congreso Nacional Ciudadano.

FEMSA se hizo tendencia

La relación laboral que Lozano tuvo con la marca hace poco más de dos década, fue razón suficiente para que ls usuarios hicieran referencia a la marca en tan polémica situación, fenómeno que se tradujo en menciones y criticas a las firma sin que está estuviera realmente involucrada con el hecho.

La reputación de la marca entró en un terreno en el que ninguna marca debería ni quisiera estar: la política.

Si bien un estudio firmado por Weber Shandwick los cuales indica que casi la mitad de millennials (47 por ciento) cree que los CEO’s de las empresas tienen la responsabilidad de hablar sobre los temas que son importantes para la sociedad, al tiempo que el 51 por ciento dijo que prefieren comprar productos de las compañías que son conducidas por líderes activistas, lo cierto es que desde 4A aseguran que aunque el 67 por ciento de los responsables de mercadotecnia creen que los valores cambiantes están haciendo que las marcas se interesen más por la responsabilidad corporativa y el marketing basado en valores, el 58 por ciento de los consumidores no estaban de acuerdo en que las marcas involucrasen sus estrategias de mercadotecnia con temas políticos.

La respuesta de la empresa

Ante lo que estaba en juego, la marca emito un comunicado de prensa en el que sin dar más detalles o fijar una postura sobre lo dicho por el ex directivo, se deslindó sobre el hecho.

En el documento enviado a medios de comunicación, la compañía aseguró lo siguiente:

“En redes sociales circula una comunicación presuntamente asociada con FEMSA.

Al respecto, señalamos que solo puede considerarse información auténtica sobre la empresa, directivos y colaboradores aquella que se difunde por los canales oficiales de FEMSA y sus Unidades de Negocio.

Estaremos muy atentos para aclarar rumores o mensajes falsos que lamentablemente , pueden esparcirse fácilmente en una situación como la que atravesamos”.

Sencilla pero necesaria

Aunque la postura de la marca no entrega mayor información los cierto es que la aclaratoria gana gran valor cuando se lee como una acción para proteger la reputación de la firma, activo que es uno de los más valiosos que puede poseer cualquier compañía.

La afirmación gana mayor sentido, cuando consideramos que, según una encuesta realizada por BSI,  el 23 por ciento de los consumidores afirma que compañía un producto de la empresa si su reputación se encontrara dentro del promedio, cifra que se eleva al 39 por ciento cuando hablamos de niveles de reputación fuertes y al 77 por ciento cuando la reputación alcanza una calificación de excelencia.