• Amazon se ha convertido en una plataforma tecnológica que ha logrado diversificar sus desarrollos en productos como altavoces inteligentes.

  • Alexa es parte de la tecnología con base en la cual se han establecido nuevas normas creativas entre las marcas con los consumidores.

  • Las bocinas inteligentes forman parte de una propuesta tecnológica muy popular e interesada en ofrecer servicios a los consumidores.

El comercio electrónico se ha consolidado a nivel internacional y grandes empresas como Alibaba o Amazon han sido responsables de este trabajo, sobre todo por el alcance que han logrado los desarrollos con que buscan destacar en el mercado.

El asistente de Amazon que oía de más

Alexa es el asistente de Amazon con el que la empresa logró recaudar gran cantidad de conversaciones que hablan sobre el tipo de contenido que consumen las personas, su actividad que mantienen en un día y el interés que tienen por determinados aspectos creativos.

Tras saberse el incidente, que también impacto a desarrollos como Google Asisstant, las primeras medidas de ambas plataformas fue detener la escucha humana de las conversaciones, que usuarios de estos servicios tenían con los asistentes.

Las nuevas medidas de Amazon

Amazon ha anunciado una serie de acciones complementarias, con las que es claro que busca obtener la confianza de sus usuarios de Alexa de vuelta.

La plataforma se ha dado a la tarea de informar sus nuevas políticas de privacidad, según ha revisado Genbeta en la sección de privacidad que se encuentra en configuración de la cuenta de Alexa y en las que se lee lo siguiente:

“Entrenar Alexa con grabaciones procedentes de una amplia gama de clientes nos ayuda a garantizar que el servicio funcione bien para todos. Cuando esta opción esté activada, tus grabaciones de voz podrán utilizarse para desarrollar funcionalidades nuevas y** ser revisadas manualmente para mejorar nuestros servicios**. Solo una fracción extremadamente pequeña de las grabaciones de voz se revisa manualmente.

Es evidente que este tipo de medidas ponen en claro lo vulnerable que está la data de los consumidores en un momento en que cualquier actividad se presta a la interpretación de insights.