Estereoscopia y otras variedades

Por Luis Miguel Martínez
Correo: [email protected]
Twitter: @lmuia

Todos los años se lleva al cabo la exhibición más grande de productos para broadcasting, el show de la NAB –National Association of Broadcasters– en Las Vegas, EE.UU.  Durante una semana, la crema y nata de los profesionales de producción de contenido en radio, TV y en línea, confluyen en la convención premiere de la industria. Este año asistieron más de 90 mil personas de los cuales cerca del 30 por ciento son internacionales de 151 países.  Sin duda la palabra más representativa de lo que se pudo ver en Las Vegas fue: estereoscopia – técnica usada para recoger información tridimensional usada para crear la ilusión de profundidad en la imagen. Así las tecnologías de tres dimensiones o 3D fueron el centro del show.

Nuestra visión, nos permite apreciar la profundidad de la imagen al tener los ojos separados y ligeramente inclinados.  Así cada ojo percibe una imagen ligeramente desplazada –lado a lado– de los objetos en los planos cercanos y menos en aquellos que están en la lejanía –es decir, en el plano del infinito–. Utilizando tu equipo personal –es decir tu visión–, enfoca un objeto cercano, luego tapa uno y otro ojo, verás que la imagen está desplazada. La maravilla fisiológica –la diplopía– sucede cuando el cerebro recompone las dos imágenes en información de profundidad de cada objeto.

La fotografía y cine en 3D son relativamente muy antiguos, incluso su desarrollo permitió entender la fisiología de la visión. Sin embargo la novedad es la televisión en 3D, cuya producción es un reto a la tecnología y al presupuesto. En su manera más simple, cada ojo recibe una imagen que proviene de la óptica derecha e izquierda en una o dos cámaras. Para darle al ojo imágenes separadas se utilizan dos técnicas diferentes, los anaglifos que añaden una máscara de color –por ejemplo, verde-rojo–,  a la imagen derecha e izquierda. Sin embargo, la más utilizada actualmente recurre a polarizadores de tono neutro –gris–,  para presentar a cada ojo el resultado de la imagen derecha e izquierda. Un polarizador actúa como una persiana que sólo permite pasar luz en el sentido horizontal o vertical.

Televisión en 3D

Cámara para 3D

La producción de televisión en 3D implica diversos retos, comenzando con la cámara –o cámaras–, pues se debe tomar la imagen derecha e izquierda. Esto se hace con una cámara con dos lentes –como la que se muestra en la imagen– o con dos cámaras lado-a-lado. El monitoreo de la imagen y su control, se hace en 2D lo cual complica el proceso y más aún si se agrega sonido en 5.1 –o sea surround–.  La transmisión es transparente y finalmente, al llegar a la televisión se decodifica la señal y surgen dos opciones, ver la TV con lentes o sin ellos. La opción sin lentes parece ser la más atractiva, pero esta tecnología parece aún imperfecta.

Los deportes por televisión parecen ser los más beneficiados por las 3D sin embargo pueden encontrar su nicho en los documentales y entretenimientos más especializados. La tecnología es muy joven –en términos técnicos- y requiere perfeccionamiento, pero vale la pena ver si el mercado la acepta.
No te desconectes y busca anaglifos en Internet, pues las imágenes que usan polarización aún no se pueden ver en la computadora.