Esta es la chamarra con calefacción que Polo venderá por más de 1.000 dólares

chamarra polo
la nueva chamarra de Polo que cuenta con sistema de calefacción incorporado y dura hasta tres horas. ralphlauren.com

El pasado año, Polo diseñó para los atletas estadounidenses que asistieron a los Juegos Olímpicos de invierno, unas chamarras con calefacción que llegaron a venderse luego en eBay hasta por 8.000 dólares. Ante la gran atención generada por estas prendas creadas desde el programa de tecnología wearable de la marca, la decisión parecía obvia.

Tal como explicó David Lauren, chief innovation officer de Ralph Lauren a WWD, después de las muchas llamadas de los interesados, tomaron la decisión de crear chamarras con el mismo sistema de calefacción para comercializarlas.

Estas piezas que cuentan con una batería Morphie, ofrecen calentar a su usuario hasta por tres horas, con niveles regulables a través de tecnología Bluetooth con la aplicación RL Heat, que además muestra la temperatura actualizada de la chamarra.

Ralph Lauren no es la primera marca que ofrece el producto, pero en este caso destaca por ser una marca asociada más al diseño clásico de sus productos que a la innovación.

Además, la firma ha querido lanzarla justo cuando se cumple el cincuenta aniversario del aterrizaje del Apollo 11 en la luna, y de allí también su diseño, inspirado en su icónica Polo Jeans parka, también conocida como NASA moon jacket, creada en 1997 pensando en los trajes que se utilizan en las misiones espaciales.

Chamarra con calefacción
Este es uno de los dos modelos de chamarra con calefacción que venderá Polo en una edición limitada. Imagen: ralphlauren.com

Las chamarras se venderán en una edición limitada con dos modelos, el Polo 11 estilo pullover en blanco ($1,098) y la Glacier Down jacket ($898), con cremallera que se venderá en a plateado o azul marino, a través de la app de Polo y algunas tiendas Ralph Lauren en Estados Unidos, mediante el site online en Europa y China o en tiendas especializadas en el resto de países.

Justo cuando parecía ‘normalizarse’ la fiebre de los wearables, parece comenzar a visualizarse la tendencia en las grandes marcas, con casos como este.