Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

Suscríbete a Merca2.0. Haz clic aquí

Está decidido: no regularán a las fintech (¿qué harán los bancos?)

El desembarco de las fintech en la Argentina no tendrá un encuadre legal como el de los bancos tradicionales. Para el Banco Central, no es necesario porque no hay “intermediación financiera”.

El universo de las finanzas es uno de los espacios más fecundos para el ingreso de las nuevas tecnologías. Un smartphone, una conexión a Internet y una app son suficientes para ofrecer y demandar préstamos, hacer transferencias o cualquier otra transacción de dinero. Los bancos se están volviendo obsoletos y, allí, agazapadas, están las fintech para aprovecharlo.

Hay tres grupos: las grandes tecnológicas que están entrando al mundo de las transacciones de dinero (son las “Bigtech” –Facebook, Apple, Amazon, Google–), las empresas que se sirven de la tecnología para ofrecer servicios financieros (Fintech) y los Neobanks.

Con este escenario creciendo en la Argentina, los bancos tradicionales tenían la esperanza de que una nueva normativa lo regulara, pero parece que no va a ser así. “Para el Gobierno, es cosa juzgada: no está hoy en carpeta ni habrá ninguna regulación para las fintech que se dediquen a prestar dinero al público. Al menos mientras el macrismo esté en el poder”, publicó este viernes Ámbito Financiero, uno de los periódicos con mejor información en esta materia en Argentina.

La idea es que la actividad de las fintech facilitará la competencia y con el tiempo presionarán para que los bancos bajen la tasa de interés de sus propios préstamos, favoreciendo a la “economía real”.

Los bancos no están contentos con esto. Desde hace tiempo presionan para que se les aplique una regulación similar a la que ellos tienen. Sin embargo, a cambio, dice Ámbito Financiero, “continuará el permiso para que puedan, si quieren, abrir sus propias fintech o asociarse con las que ya existen en el mercado”.

Por ahora, el negocio de las fintech se centra en prestar dinero a través de páginas de internet y, mientras siga así, el Central no intervendrá porque considera que no hay “intermediación financiera” y “no se deben aplicar las normativas de derechos y obligaciones con las que se regula al resto del sistema financiero”.

Entiende que se trata de “operaciones de préstamos comerciales en contratos de uno que vende y otro que compra un servicio”. Según Ámbito, “sólo si las fintech comenzaran a tomar y administrar dinero para depósitos a la vista, la naturaleza de la actividad cambiaría y así se modificarían las regulaciones”.

Un tema clave es la solvencia. El dinero que estas compañías prestan proviene de sus propios activos, y no de terceros (como en el caso de los bancos tradicionales), por lo que no habrá ninguna garantía oficial del Estado en el caso de que una fintech se desfinancie porque los deudores no paguen las cuotas del dinero adeudado. Es más, sus deudores tampoco figurarán en las bases de datos de insolventes financieros.

Todo listo

En la Argentina, ya está funcionando Mercado Crédito, la fintech de Mercado Libre y, desde enero de 2018, Wanap, propiedad de Corporación América (del empresario Eduardo Eurnekián). Esta fintech será 100 por ciento digital, sin sucursales ni cajeros físicos, utilizará la red Link y las transacciones se realizarán únicamente vía internet.

También está por arranzar TSA-Banking, montada sobre la estructura de una financiera tradicional (Multifinanzas).


Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Más de 150,000 mercadólogos inscritos en nuestros boletín de noticias diarias.

Premium

Populares

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.

Más de Merca2.0

Artículos relacionados