En concreto, el outsourcing es el proceso en el que una organización contrata empresas externas para que se hagan cargo de parte de su actividad o producción.

El concepto es hasta cierto punto inteligente, pero algunas empresas se creen mucho más listas, por eso es importante que el profesional ayude a que se practique correctamente, primero, conociendo de qué se trata y lo que está o no permitido.

TIPOS

Existen dos tipos:

  1. Tradicional: En este, los trabajadores dejan de realizar los mismos trabajos a la empresa y se identifican las tareas que necesitan ser realizadas y, al abastecedor de servicio, regresan a sus puestos.
  2. Del Greenfield: La empresa cambia sus procesos del negocio sin que el abastecedor de servicio no emplee ningún personal.

LEYES

El concepto parecía natural hasta que las compañías comenzaron a utilizar la práctica como evasión de responsabilidades fiscales, es por ello que la Ley Federal del Trabajo (LFT) es clara con los requisitos que se deben cubrir:

Las empresas tienen prohibido subcontratar al 100 por ciento de sus empleados, igual a “empresas sin trabajadores”. Esto implica que la contratación de servicios sólo será en casos particulares, justamente para contrarrestar la creación de entidades fantasma y evadir impuestos.

De acuerdo con la LFT, la tercerización sólo es legal para contratar personal especializado. Aunque el término es ambiguo, se refiere a cuando la empresa requiere procesos específicos de reclutamiento (como el de personal de intendencia u operativo). De aquí es donde muchas compañías se aprovechan para subcontratar sin justificación, alegando que se trata de puestos especializados y como el concepto es ambiguo, logran sortear lo legal.

El mismo cargo no puede tener diferentes modelos de contratación; si uno se paga por nómina, el otro deberá ser igual.

MODELOS EXITOSOS

Las startups son el ejemplo de la rentabilidad del modelo, para muestra basta con mencionar a Uber, que finalmente ofrece beneficios a sus empleados, pero sus responsabilidades no son tan grandes como las de tenerlos en nómina y aunque parece ir en contra de todo, en realidad ha resultado benéfico para ambas partes.

Para el personal permanente no es la mejor forma de mantenerlo en la compañía, pues la falta de prestaciones laborales termina por romper la intención del profesional de aportar más cada día.

internet
Imagen: Bigstock

EQUIPO DESDE OTRAS PARTES DEL MUNDO

Si una empresa, como un medio, requiere tener corresponsales en diversas partes del mundo, para temas muy específicos, este modelo funciona a la perfección.

LO QUE NO ESTÁ BIEN

Algunas compañías simulan ser outsourcing y terminan por obtener trabajo gratis y los empleados no pueden hacer nada porque al final no pertenecen a la instancia, por ello es importante analizar previamente a la compañía que presuntamente trabaja bajo ese modelo, para saber qué tan verídico es.