¿Es buena idea “jugar a las vencidas” con el gobierno?

Pisa es una empresa farmacéutica de origen mexicana, instalada en Guadalajara, Jalisco, la cual se fundó 1945 por iniciativa del profesor Miguel Álvarez Ochoa, quien junto a un reconocido e icónico equipo de la salud, creó Productos Infantiles para cubrir la necesidad de contar con medicamentos diseñados y formulados en especial para la población infantil.

Así, sus orígenes están en los productos infantiles, como gotas para los cólicos de los bebés y otras analgésicas y antipiréticas, además de jarabe contra la tos, etcétera, los cuales fueron muy bien aceptados por la comunidad médica, en especial por los pediatras de este país.

Se cuenta que la calidad era la primera condición para la elaboración de los productos de esta empresa creada por Álvarez Ochoa. Con ese enfoque e impulso, la empresa creció, y una década después, se transformó en Laboratorios Pisa, que ahora está cumpliendo 75 años, con 14 mil empleados y una infraestructura de producción que envidiarían algunas trasnacionales.

¿Qué ocurrió en el camino?

El asunto está siendo investigado por las autoridades, empezando por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) pues cabe recordar que en abril pasado se detectó un brote de Leclercia Adecarboxylata -que es una enterobacteriácea reportada ocasionalmente como un germen oportunista que ataca a pacientes- en 15 hospitales de Guadalajara, Jalisco, lo que ocasionó que la agencia sanitaria clausurara siete de 17 plantas de la empresa Central de Mezcla Productos Hospitalarios, que es una filial de Pisa.

Luego, en el mes de mayo, fueron 69 brotes infecciosos que empezaron en el Hospital del Niño Poblano, de la Angelópolis, donde se dice que dos menores de edad murieron por reacciones adversas a causa del metotrexato. Para saber y confirmar lo ocurrido, Cofepris sometió a revisión un lote. En ambos casos de contaminación, Pisa estuvo involucrada, lo cual pone en serias dudas si la empresa cumple con los estándares sanitarios requeridos.

De ahí que el caso de esta farmacéutica haya ocupado tantos titulares en los últimos tiempos. Se ha dicho que la escasez de metotrexato, medicamento que se usa para el tratamiento de leucemia infantil, entre otros padecimientos, fue inducida y el responsable tiene un nombre: Pisa, que guardó en sus almacenes 17 mil dosis que no puso en el mercado para ejercer presión contra el gobierno federal.

Una empresa indujo el desabasto

El presidente Andrés Manuel López Obrador que dicho de Pisa que “indujo el desabasto de este tipo de medicamentos” con el fin de “chantajear” a las autoridades sanitarias federales, por lo cual ahora el gobierno federal está ante la disyuntiva de ejercer acción penal. En teoría la farmacéutica quería, por un lado, detener la investigación en su contra por los casos de brotes antes referidos, lo que ocasionaría que perdiera su certificado de Buenas Prácticas de Fabricación (BPF), y por otro lado, hacer que el gobierno liberara sus líneas de producción con el fin de lograr el abastecimiento del medicamento por el cual ha sido tan criticado, sobre todo por los familiares directos de los niños con cáncer, como los del Hospital Infantil Federico Gómez.

Lo cierto es que este laboratorio tapatío tiene el monopolio de metotrexato en México. El cómo se llegó a esta situación es incierto, pero se dice que en el pasado Pisa ofreció precios muy bajos por este producto, con el fin de depredar el mercado y eliminar del camino al resto de farmacéuticas que también la fabricaban. Después, al ser el único proveedor en el país y al tener la preponderancia en el mercado, podía ofrecer el medicamento al gobierno al precio que quisiera.

La escasez de metotrexato, del que se ha hablado tanto en la prensa nacional en los últimos meses, llevó a las secretarías de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y de Salud (SSA) a realizar compras directamente al laboratorio Mylan, de Francia, después de confirmar que nadie más produjera dicho medicamento a nivel nacional. Ante ello, el primer mandatario argumentó: “Quisieron boicotear no entregando, no vendiendo el fármaco que se necesita para curar a los niños de cáncer y pensaban que nos iban a doblegar. ¿Qué hicimos?, ya se compró en Francia, ya llegaron los lotes que se compraron en el extranjero para que no falten los medicamentos”.

Un medicamento seguro y eficaz, pero traído del exterior

Así, se adquirieron 38,200 unidades y 29,230 de 50 miligramos a un costo de

81.70 pesos, lo que representa un ahorro de 30 centavos por cada pieza, es decir, 8,769 pesos, que no significa un gran ahorro, pero sí la posibilidad de contar con un medicamento seguro y eficaz, pues a dicho laboratorio francés lo avala la Agencia Europea de Medicamentos (EMA, por sus siglas en inglés).

El presidente añadió algo que hemos resaltado mucho en este espacio: la industria farmacéutica está muy enojada con el actual gobierno federal y a la fecha no ha logrado establecer un buen diálogo y canales de comunicación adecuados, en especial con las autoridades sanitarias, porque esta administración llegó a moverles el piso y ya no pueden hacer negocios como en el pasado. Ante ello, el presidente agregó: “No estamos en guerra con esta industria, pero se le tenía que poner un alto. Antes, todo esto se solucionaba con corrupción”.

También se ha informado que con la revisión del 21% de las compras, ya se logró un ahorro de más de 5.4 mil millones de pesos (mdp), lo que refleja el tamaño eran los acuerdos irregulares entre algunos actores de este sector industrial y el gobierno.

Al banquillo de los acusados

Asimismo, López Obrador ya había dicho en las semanas previas que algunas empresas estaban intentando “jugar a las vencidas con el gobierno federal” y confirmó que “tres empresas con influencias bloquearon la entrega de los medicamentos para niños con cáncer”, pero hasta el momento solo ha salido el nombre de una, Pisa, aunque también hizo referencia a los mayoristas del sector farma que fueron señaladas el pasado mes de marzo por acaparar el mercado, una de las cuales es filial del laboratorio tapatío: Distribuidora Internacional de Medicamentos y Equipo Médico (Dimesa).

En este contexto, desde distintos niveles se podrían solicitar investigaciones a las autoridades competentes para someter a una serie de procesos penales a Pisa, en otros tiempos emblema de la industria farmacéutica nacional.

El dato duro no miente: en la actual administración, Pisa ha obtenido 17 contratos para abastecer 65 claves y más de 75 millones de piezas para el segundo semestre de 2019, a través de la licitación de medicamentos genéricos y otros insumos, que se llevó a cabo a mitad de año. Veremos en qué termina esta historia de acusaciones.

El botiquín

Estamos a punto de iniciar octubre, el mes contra el cáncer de mama, por lo cual es necesario exhortar, desde este espacio, a todas las mujeres a la autoexploración y a la revisión anual con su ginecólogo de confianza, porque el cáncer es prevenible si se detecta a tiempo. De ahí también la importancia de organismos como Fucam, que no solo promueven la prevención, sino que atienden a los grupos de mujeres más desprotegidos del país.

Compartir
Artículo anteriorUn siglo de rehabilitación de amputados
Artículo siguienteSer emprendedor en México
Es licenciado en Ciencias de la Comunicación (CC) y maestro en Relaciones Internacionales (RI) por la FCPyS de la UNAM. Es socio director de Comunicación CM, desde donde edita medios especializados en las industrias farmacéutica, salud, energía y tecnología. Es profesor de diversas materias de periodismo de la carrera de CC, en la UNAM, desde hace más de 25 años. Es generador de contenidos y ha desempeñado diversos cargos periodísticos y colaborado en los principales medios de comunicación en México.