x

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

¿Eres un consumidor optimista? Podrías ser el eslabón más débil

Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Ser optimista es un don, pero al parecer no en medio de la contingencia. La London's Global University (UCL) analiza el impacto que tienen.

Ya lo decía Voltaire: “el optimismo es la locura de insistir en que todo está bien cuando somos desgraciados”.  Ser optimista es un don, pero al parecer no en medio de la contingencia.

El consumidor optimista surge como un término para designar a uno de los cuatro personajes que protagonizan la actualidad, según AnalyticsIQ, que identifica: cínicos, optimistas, pesimistas y soñadores. El 88 por ciento de este grupo tiene más de 45 años de edad y en su mayoría se trata de mujeres.

Sin embargo, la London’s Global University (UCL) va más allá de esto, analiza en un estudio el impacto que tiene en la sociedad ser optimista y salir a las calles a enfrentar la crisis con la mejor de las actitudes, beneficiando de forma involuntaria el consumo, ya que suelen ser estos los consumidores que reactivan el mercado.

En circunstancias normales la perspectiva es muy positiva para una persona, ya que enfrentar una crisis con positividad le ayuda a sobrevivir no solo a los problemas, sino a la ansiedad y estrés que se produce, lo que contribuye a una buena salud física y mental.

Optimista: un riesgo en la actualidad

Sin embargo, un estudio “People are optimistic about own Covid-19 risk, pessimistic about society”, de la UCL, destaca que en medio de un momento como el que se vive actualmente,  la tendencia a enfatizar los resultados positivos podría poner a los propios consumidores optimistas, y a los demás, en riesgo.

Los psicólogos del comportamiento que aportaron al análisis indican que el llamado “sesgo de optimismo”, se ha vuelto palpable a medida que las personas descartan la amenaza individual del virus que tiene al mundo en confinamiento, pues los investigadores encontraron que la mayoría de las personas cree que tienen menos riesgo de contraer el virus que la persona promedio , independientemente de su edad y sexo.

Tali Sharot, neurocientífica cognitiva del University College London y autora principal del estudio, dijo a CNBC que: “por lo general, creen que su probabilidad de experimentar eventos negativos es menor que las de personas comunes y que las probabilidades de que experimente eventos positivos es mayor que la de los demás”.

Es decir, solo por su positividad consideran que a ellos jamás les pasará, sino que ven esa posibilidad de contagio en todos los demás, menos en ellos. Esto implica que sus medidas son descuidadas en comparación de quienes son conscientes de que hay un riesgo para todos.

En este sector entran aquellos personajes públicos que se pronuncian públicamente como incrédulos del virus y al final han resultado contagiados.

Imagen: Bigstock

En contraste, también hay consumidores pesimistas, quienes no son un riesgo para ellos, porque cumplen las normas, pero lo son para algunas áreas de consumo, pues se mantienen en incertidumbre. El pesimismo sobre los resultados personales y públicos se correlacionó con una mayor ansiedad.

Te recomendamos:

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Premium

Populares

Únete a Merca2.0

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.
Más de Merca2.0

Artículos relacionados