Para nadie es un secreto que las mascotas o personajes de marca son un activo vital para cualquier firma comercial. De hecho, algunos personajes como el Tucán Sam de Froot Loops, han logrado ser parte del imaginario social de muchas generaciones.

En términos de negocio, estos elementos que forman parte del branding de la marca, permiten a las empresas crear mayor empatía entre sus públicos meta así como llegar a nuevos mercados, lo que de manera directa se puede traducir en más y nuevas ventas.

Mascotas en números

Estos personajes no sólo son capaces de dar voz a las marcas en diversas acciones de comunicación, también son pieza clave para hacer más atractivo el empaque de sus productos, mismo que tiene un especial impacto cuando hablamos de decisiones en el punto de venta.

Recordemos que el 69 por ciento de los consumidores en México están dispuestos a pagar más por un producto que tenga un buen packaging, mientras que el 76 por ciento de las decisiones de compra se toman en el punto de venta. El empaque es fundamental.

Con un buen personaje, el marketing resulta particularmente beneficiado. Es importante mencionar que este tipo de activos permiten a las firmas comerciales y anunciantes conectar de manera emocional y más cercana con sus públicos meta, mejorando la efectividad de sus acciones de mercadotecnia y comunicación.

Cuando menos, así lo revela un estudio de la firma System1, citado por Adweek, el cual apunta que estos personajes ayudan a que las estrategias de marketing sean hasta un 37 por ciento más efectivas.

De renovación y nueva imagen

Lo cierto es que los tiempos cambian y ante esta inevitable evolución las marcas no pueden quedarse de brazos cruzados.

Al tiempo que los grupos de consumidores y sus realidades se modifican, las firmas comerciales así como todos sus activas están obligados al cambio. En otras palabras, el rebranding se vuelve necesario.

Recordemos que desde Marketing Insider Group, indican que un buen cambio de marca puede ayudar a una empresa a conectarse de mejor forma con un mercado objetivo nuevo o modificado, o ayudar a mantener un negocio a la vanguardia de la mente de sus clientes.

Con esto en mente, en días recientes, Froot Loops acaba de presentar la nueva apariencia de su personaje, Toucan Sam, ave que aunque mantiene sus colores más representativos, ahora se muestra con una look más joven y con pequeño pero gran detalle: tiene dientes.

La nueva imagen fue difundida desde las redes sociales de la marca propiedad de Kellogg’s, en donde la icónica mascota ahora parece tener un diseño mucho más adaptado a las plataformas digitales.

Dientes que pueden cambiarlo todo

Si bien el cambio es radical en muchos sentidos, llama la atención la aparición de dientes en el personaje, elemento que no ha gustado nada a los usuarios que piden que Froot Loops traiga de vuelta al emblemático tucán de colores que todos conocemos.

Históricamente, este tipo de cambios radicales han demostrado no ser del agrado del consumidor. A principios del año pasado, Choco Krispis hizo un nuevo cambio a su personaje Melvin, el cual adoptó una imagen más joven, más esbelta y con un detalle que no se dejó pasar: grandes cejas.

Si bien la renovación de los activos de una marca es necesaria, la realidad es que se trata de movimientos que deben ser especialmente pensados, sobre todo si consideramos el conexión emocional que muchas de las versiones de estos personajes tienen con el consumidor.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299