En menos de un minuto conocerás cómo evitar el ego empresarial y personal que detiene a tu negocio

Es claro que no nos gusta escuchar que nuestra experiencia de tantos años
en el mercado y lo maravillosos que son nuestros productos no les importan
a nadie.

¿Cuántas veces has leído la visión, misión y valores de una empresa en su página web, cuántas más has leído completo lo que está en el botón de “Nosotros” o “Quiénes somos” o incluso, de “Nuestra historia”?

YO y NOSOTROS son dos palabras que a las personas que visitan tu página web, blog y otros medios digitales y tradicionales no les interesan. No te sientas mal por eso, mejor corrígelo, evita que tus clientes se abrumen
y se aburran.

Imagina por un momento que estás frente al médico en una consulta y antes
de preguntarte la causa por la cual estás sentado en su consultorio, te dice:
“Estudié, incluyendo la carrera, la especialidad y la residencia, más de quince años, he realizado más de cien cirugías de corazón abierto, soy miembro del Colegio de Medicina de Tampico; miembro honorario de la Asociación Internacional de Medicina Cardiovascular; cada año soy ponente invitado en la Convención Internacional de Enfermedades Cardiovasculares, en Santiago de Chile; soy profesor emérito de la Universidad Nacional Autónoma de México, donde he dado clases siete años a más de mil quinientos alumnos; tengo doctorado en Cardiología y dos maestrías; además de la consulta, dirijo cinco tesis…

¡Yaaaaaa!, le gritarías para que se callara porque lo único que quieres es que te resuelva tu problema, una taquicardia súbita que comenzó hace dos días y estás muy preocupado por ella. Seguramente preferirías que comenzara con algo así: “Buen día, dígame en qué puedo ayudarle, tiene toda mi atención.”

Y después de decirle lo de tu taquicardia, que te dijera mientras te pasa a la camilla para auscultarte: “Déjeme revisarlo, es normal que por el estrés de su trabajo, que por cierto es muy interesante y el ejercicio que ha hecho en la última semana, su corazón presente esos brinquitos. Hizo muy bien en venir, es mejor checarse para estar tranquilo. Es usted fuerte y joven, verá que lo resolveremos muy pronto.

En tu página web sucede igual, las personas entran a buscar una solución a su problema o para satisfacer una necesidad, diles, antes que nada, qué puedes hacer por ellas y después, cuando comprendan que eres tú, con tu producto o servicio quien puede ayudarles, estarán interesadas en tu experiencia y en la calidad de tus productos porque con ellos respaldarás el valor y/o beneficio que ofreces.

Recuérdalo, las personas buscan en tu página web una solución no el currículum de tu empresa. Para escribir persuasivamente esa solución, decirles las palabras correctas que desean escuchar antes de comprar, utiliza el copywriting, la técnica que lo logra con claridad y precisión.

Cuida a las palabras y ellas cuidarán de tu marca.

Hasta el próximo miércoles.

Recibe las gráficas del día con las noticias más importantes de mercadotecnia.