Durante el pasado miércoles las redes sociales, particularmente Twitter, centraron su atención en algunos conceptos clave: Space X, la NASA, el hashtag #LaunchAmerica y Elon Musk. Lo anterior debido a que se registraría el lanzamiento de uno de los cohetes de la compañía Space X (el Dragon Crew) tripulado por pilotos de la agencia aeroespacial de Estados Unidos, para llevarlos a la Estación Espacial Internacional o ISS (por sus siglas en inglés). Esta sería la primera vez en nueve años que se registraría un despegue en el territorio norteamericano y también la primera vez que el viaje correría a cargo de una compañía privada, para la cual la NASA pago 55 millones de dólares por cada asiento; no obstante, este momento importante para la historia se tuvo que suspender y volver a programar para el sábado 30 de mayo debido al mal clima. Si bien no se pudo concretar la operación ese día y se está a la espera de una nueva oportunidad, destaca el hecho de que esto representa un acercamiento importante a los viajes al espacio desde una perspectiva más comercial y por lo tanto puede ser un paso importante para la materialización del turismo espacial. A decir de medios como Expansión, de concretarse este viaje se tendría un parteaguas para más pruebas y viajes comerciales.

El estado del turismo regular y espacial 

Sin duda puede que no sea el mejor momento para la industria de turismo dado el golpe que ha representado la pandemia del coronavirus; sin embargo, todo nuevo esfuerzo que le permita impulsarse sin duda será importante para los meses y años que están por venir, tal como hemos compartido en ocasiones anteriores, y según destaca el World Travel and Tourism Council, el grupo comercial que representa a las principales compañías de viajes mundiales, proyecta una pérdida global de 75 millones de empleos y  2.1 billones de dólares en ingresos solo para este año. Por supuesto, no es de esperarse que a partir del próximo sábado el turismo espacial se vuelva una realidad y surjan cientos de compañías ofertando viajes al espacio, pero podrá ser un nuevo ejemplo de la oportunidad que existe y que puede llegar a convertirse en nuevo apartado que aporte al sector en el futuro. A decir de información referida por CNBC, en una década, los viajes de alta velocidad a través del espacio exterior representarán un mercado anual de al menos 20 mil millones de dólares y competirán con vuelos de larga distancia, además, el turismo espacial será un mercado de 3 mil millones para 2030.

Lo que representa la colaboración

En ese sentido, lo ocurrido entre Space X y la NASA es un ejemplo de la democratización que tendrán los costos de los viajes al espacio, volviéndose más accesibles tanto para empresas como para privados. Retomando lo destacado por diversos medios, para la NASA el colaborar con la compañía de Elon Musk en esta misión representó una reducción de costos bastante considerable, pues de haber desarrollado todo por su cuenta, la agencia habría tenido que invertir mil 600 millones de dólares y no solo los 110 millones que pagó a Space X. Siendo la NASA el primer “cliente” de Space X, la compañía deja en claro que puede vender vuelos a cualquiera que busque ir al espacio, lo cual puede motivar a más naciones a embarcarse en misiones espaciales sin tener que realizar fuertes inversiones.

Según lo destaca Forbes, Space X ya cuenta con un contrato que eventualmente le permitirá llevar ciudadanos particulares a destinos como la Estación Espacial Internacional, de hecho, desde tiempo atrás ya había anunciado el plan para ofrecer esta experiencia de la mano de otra firma en el sector, Space Adventures. En ese sentido, el próximo lanzamiento que tendrá se puede considerar un hito para las oportunidades comerciales. Es decir, puede ser el comienzo del negocio comercial en vuelos espaciales, los cuales no estarán limitados a un solo proveedor, sino que abrirá oportunidades para un importante crecimiento en la industria comercial de vuelos espaciales.

Los otros interesados

Y es que no solo Elon Musk y su compañía Space X tienen al turismo espacial como una oportunidad importante, desde hace años se desarrollan proyectos de otras empresas que buscan posicionarse en este sector. Entre las más destacables está Virgin Galactic de Richard Branson y Blue Origin de Jeff Bezos, pero también se encuentran otras propuestas interesantes como Armadillo Aerospace, Excalibur Almaz y la ya mencionada Space Adeventures. Particularmente Blue Origin y Virgin Galactic destacan por ser las que han manejado costos más accesibles para que las personas puedan ir al espacio, se estima que el costo de su experiencia ronda los 250 mil dólares, y en el caso de la firma de Richard Branson se sabe que ya ha vendido al menos 600 boletos para llevar pasajeros al espacio.

El hecho de que más compañías estén volteando a ver a este segmento sin duda es algo que llama la atención, sin embargo, todavía quedan barreras que se deben superarse pese a la gran cantidad de planes que ya existen, por ejemplo, en meses pasados hemos reportado proyectos como la construcción de un hotel de lujo en la Estación Espacial Internacional o la presentación de los trajes espaciales diseñaods por Under Armour para Virgin Galactic.

Uno de los retos más importantes será la adopción y particularmente será clave superarlo pues a decir del portal Space.com, el volumen trae mayor aprendizaje, seguridad, robustez y menor costo. A medida que más y más personas participen en vuelos espaciales, habrá un efecto dominó en otros sectores. Es probable se vea una disminución en las tarifas de apartados como seguros, puertos, materiales y componentes, etc. y que ello también motive a que surjan profesionales más capacitados que mejoren las experiencias mientras estas se vuelven más asequibles.

Pero, ¿cómo se supera un reto así? Una forma efectiva será el brindar educación de los consumidores y trabajar con los early adopters. Según lo explica el portal especializado, aquellos que que pueden pagar los viajes iniciales pavimentarán el camino para futuros turistas. Y una vez que una compañía comience a volar turistas y muestre ganancias, la inversión externa fluirá más libremente hacia la industria dándole un verdadero boom al turismo espacial.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299