Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

Suscríbete a Merca2.0. Haz clic aquí

El terror de los políticos: miden con IA el tiempo que se distraen con el teléfono

Un proyecto basado en Inteligencia Artificial mide el porcentaje del tiempo que los políticos miran sus teléfonos mientras están trabajando.

Distintas estadísticas hablan del uso cada vez más frecuente del teléfono celular y de cómo cada vez se vuelve un hábito indivisible de nuestras vidas.

Les pasa a todos, y muy especialmente a los jóvenes. Un estudio materializado entre 45 mil adolescentes en Corea del Sur, que publicamos el mes pasado en Merca2.0, midió que hay una asociación directa entre el tiempo frente a las pantallas de teléfonos y la obesidad, los hábitos de ejercicio y la alimentación poco saludables.

Otro estudio, en este caso presentado en la American College of Cardiology Latin American Conference, decía que los adolescentes que usan más de cinco horas diarias los teléfonos tienen más posibilidades de tener sobrepeso y cierto grado de obesidad.

Pero no sólo los jóvenes, pasa también entre los adultos.

Veamos este ejemplo que tiene lugar en el parlamento belga, donde un proyecto relacionado con la inteligencia artificial (IA) se propuso medir el tiempo que los políticos se la pasan mirando sus teléfonos durante los debates y otras reuniones gubernamentales televisadas.

El proyecto, llamado The Flemish Scrollers y llevado adelante por el artista digital Dries Depoorter, utiliza inteligencia artificial para monitorear videos de YouTube de reuniones de distintos estamentos del estado belga.

Cuando comienza la transmisión, el software utiliza el aprendizaje automático para encontrar teléfonos en las imágenes y, mediante reconocimiento facial identifica a los políticos que usan esos dispositivos.

Los videos de los legisladores luego se publican en las cuentas de Twitter e Instagram del proyecto.

Según explica Depoorter, el sistema no sabe cómo se utilizan los teléfonos, por lo que los políticos podrían estar haciendo cualquier cosa, desde tomar notas sobre la reunión, revisar correos electrónicos relacionados con el trabajo o simplemente scrollear en su feed de Instagram.

Un mensaje público por teléfono

Cuando el sistema detecta un porcentaje alto de tiempo frente al teléfono les envía a los “pecadores” un mensaje público en Twitter. Es un mensaje que pueden ver todos y que dice: “Querido distraído [el usuario en Twitter], por favor, concéntrese”. También adjunta un breve video del legislador con el teléfono.

La intención principal de Depoorter no es tanto dejar en evidencia a los políticos, sino más bien evidenciar el riesgo de los sistemas de vigilancia masiva.

El próximo paso del desarrollador es poder saber qué están viendo en el teléfono.

Es que según le dijo a El País, con un poco de análisis de cómo se mueven los dedos en la pantalla y miran, es “relativamente sencillo” intuir qué aplicación están usando.

Y un dato interesante: podría llegar a otros países. Es que Depoorter todavía no ha abierto el código, pero la idea es hacerlo una vez que lo perfeccione.

Así, otros desarrolladores podrán aplicarlo en sus respectivos países.

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Más de 150,000 mercadólogos inscritos en nuestros boletín de noticias diarias.

Premium

Populares

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.

Más de Merca2.0

Artículos relacionados

Jorge Arturo Castillo

La sexta ola, ¿en descenso?

La SSa adelantó que esta tendencia de salida de la nueva enfermedad se mantendrá, hasta el punto en que la Covid-19 se convierta en un virus más en temporadas de frío. En otras palabras, se mantendrá en el largo plazo, para desilusión de muchos que esperaban decretar ya el fin de este padecimiento que recorre el mundo.