La Ciudad de México es una de las mejores zonas donde hacer inversiones en bienes raíces. No solo es una metrópoli con una perpetua necesidad de desarrollos habitacionales y de negocio. También posee varios factores que ayudan a incrementar el valor de los proyectos inmobiliarios con el paso del tiempo. Sin embargo, también tiene una condición negativa: las condiciones de su suelo la hacen una área de alta actividad sísmica.

Estos catástrofes naturales no solo ocurren en la capital. Inundaciones, incendios, tornados y otros eventos pueden poner en riesgo la vida de las personas y la integridad a largo plazo de los bienes raíces. Por eso, es importante cerciorarse que un proyecto cuente con todas las regulaciones y medidas para resistir este tipo de desastres. Pedro Leyva, broker owner de RE/MAX Activa en Guadalajara, Jalisco, apunta que hay cuatro etapas a las que poner atención.

Antes de la construcción

De acuerdo con el experto de RE/MAX Activa, antes de iniciar un proyecto de bienes raíces se deben obtener permisos de suelo y construcción. “Si un inmueble cumple con los requisitos de los permisos, nacerá con la obligación de cumplir con los estándares regulatorios que en la etapa de construcción deberán cristalizarse”. Lo anterior también abarcan las medidas de protección contra catástrofes naturales.

En el desarrollo de los bienes raíces

Todos los proyectos comerciales e industriales necesitan un programa interno de protección civil, que debe tenerse en cuenta desde el momento mismo que se erige la construcción. Leyva también asegura que cualquier iniciativa de bienes raíces debe tener un certificado de habitabilidad. Éste cerciora que existen las condiciones mínimas de seguridad para el tránsito humano.

Una vez terminado el proyecto

Para invertir en un desarrollo inmobiliario ya establecido, el broker owner de RE/MAX Activa sugiere contratar servicios de peritaje. Estos expertos pueden cerciorar que los bienes raíces se encuentran en las condiciones adecuadas para soportar una posible emergencia. Según las necesidades y complejidad de la tarea, se puede contratar ingenieros, arquitectos o consultores en riesgos, protección civil o medio ambiente.

Seguros: una herramienta para cualquier etapa

Leyva señala que asegurar un proyecto de bienes raíces es adecuado para todo momento del desarrollo inmobiliario. Apunta que no solo representan una barrera adicional a las medidas técnicas y físicas. El vocero de RE/MAX Activa reafirma que estos instrumentos permiten a las personas proteger su inversión y sobrellevar gastos por posibles daños a terceros.