El nuevo escándalo de Delta con Ann Coulter resultó la mejor estrategia a favor de la marca

Los casos de overbooking cada vez son más frecuentes entre las aerolíneas, Delta no es la excepción. Hace poco se vitalizó un video que muestra el momento de la discusión de un padre de familia con personal de la empresa que lo presionaba para ceder el asiento de su bebé.

Entonces, los usuarios de redes sociales no eran nada benévolos con la compañía. Sin embargo, su opinión ha cambiado por completo, lo extraño es que ocurrió a raíz de un nuevo escándalo.

La abogada y columnista estadounidense, Ann Coulter, decidió twittear su inconformidad luego de que no se le respetara el lugar del asiento que reservó durante un vuelo de New York a Miami.

Subió a sus redes sociales la fotografía de la mujer a quien colocaron en el asiento que reservó por un costo extra de 30 dólares, sobre el precio de su boleto.

Sin embargo, la forma en la que lo hizo, marcó la diferencia, ya que en lugar de que los usuarios de redes sociales se lanzaran sobre la aerolínea lo hicieron contra ella, ya que insultó a los empleados y usuarios de Delta.

La aerolínea se disculpó con ella por el error, le informó que reembolsaría los 30 dólares extra, pero también reprobó los insultos su personal y pasajeros, a los que calificó como “innecesarios”, a lo que los twitteros reaccionaron positivamente.

Así, Delta se ganó a los usuarios de las plataformas con un simple tweet, transformando las críticas negativas en positivas.

Esto, es muestra de que el poder de las redes sociales cada vez es mayor sobre la reputación de una corporación.