Muchos de los que se han sometido al distanciamiento social físico y al aislamiento en el hogar pueden coincidir en que los smartphones se han convertido en herramientas clave en esta época de pandemia. Gracias a estos dispositivos ha sido posible mantener la comunicación y acceder a otras actividades clave que se han visto impulsadas en estos meses, como el consumo de contenidos vía streaming, las compras online y el uso de las redes sociales.

Estas son las actividades digitales preferidas de las personas durante la cuarentena

Sin embargo, con todo y la relevancia que han ganado por parte de los usuarios, es posible decir que la industria de los smartphones no vive uno de sus mejores momentos, también a causa de la pandemia. Al menos así lo destacan fuentes como la BBC o Statista que han señalado que los envíos y las ventas de estos equipos se han desplomado de forma considerable desde los primeros meses de este 2020 que ya se encuentra a la mitad. Por ejemplo, en el caso de los envíos se destaca que durante el primer trimestre del año cayeron a un mínimo histórico tras una reducción del 11.7 por ciento. Las compañías enviaron 275.8 millones de unidades en los primeros 3 meses de año, cifra que se queda considerablemente por debajo de los 312.3 millones del año anterior.

Con lo anterior en cuenta es posible decir que, en efecto, la pandemia ha cambiado al mercado de los smartphones al menos en cuestión de resultados. Sin embargo, no solo ahí se están produciendo cambios, hay otros apartados que se modificarán y también habrá adecuaciones propias de la industria que serán vitales para poder contener el impacto esta pandemia y motivar a los usuarios que cada vez más encuentran poco conveniente adquirir un nuevo dispositivo móvil.

Los cambios a la industria

En relación a los cambios existen al menos 5 que pueden sobresalir con respecto a la industria de los smartphones en general:

El primero de ellos es que la caída en los envíos surge de una caída en la demanda por nuevos teléfonos, la cual podría mantenerse durante un periodo considerable de tiempo. Esta disminución es el resultado de que la crisis económica y la recesión que se ha producido han cambiado las prioridades de los consumidores.  Ante la angustia económica, es probable que las personas no compren un teléfono nuevo a menos que lo necesiten realmente. Y de ser ese el caso, puede que las opciones más accesibles sean las preferidas de los compradores potenciales a fin de no dañar sus bolsillos.

En diversas partes del mundo se pueden considerar dramáticas las tasas de desempleo que se han registrado, por ejemplo, en Estados Unidos, según lo refiere el Washington Post, este alcanzó una tasa de 14.7 por ciento, la más alta dese la Gran Depresión; por otro lado, en el caso de México el INEGI ha reportado que más de 12 millones de personas han caído en el desempleo en meses recientes.

Con las cifras anteriores en cuenta, no es de extrañarse que un gran número de consumidores consideran que no necesitan un nuevo smartphone así como otros productos.

El segundo cambio tiene relación con el anterior, ante una baja en la demanda, la industria de los smartphones deberá y ya está reduciendo su producción pues las ventas han caído, los ingresos también, mientras que las preocupaciones por la salud se han elevado.

Tan solo Samsung reportó que desde abril redujo la producción de sus smartphones unas 10 millones de unidades, cifra que representa menos de la mitad de su producción mensual.

Como tercer cambio llega uno que se puede interpretar como un a favor de las empresas en la industria pues el creciente uso de los smartphones pude impulsar la venta de otros elementos, como accesorios o apps, así como el consumo de datos. No obstante, estas ganancias no representan lo suficiente como para reemplazar la venta de equipos y evitar que las firmas caigan.

Un cuarto cambio es el hecho de que se están modificando las participaciones de mercado de las distintas compañías. Si bien todos los fabricantes están experimentando una caída en las ventas de sus equipos, es posible decir que esta se produce de forma distinta para cada empresa, por ejemplo, la firma Counterpoint señala que durante el primer trimestre del año la participación de Samsung pasó del 21 por ciento al 20 por ciento, en el caso de Huawei logró mantener en el mismo porcentaje; no obstante, para Apple mejoró un 2 por ciento.

Al respecto, es de esperarse que la participación se siga modificando conforme pase el tiempo y siga persistiendo el problema.

Estas son las principales marcas de smartphones en 2020

Finalmente, un quinto cambio que está teniendo la industria de los smartphones se produce en el apartado de la adopción de la red 5G. Previo a la llegada de la pandemia la industria vivía una carrera para llevar la tecnología  5G al mercado. Pero ahora con el declive en los ingresos y la reducción dl mercado, el cambio a esta red podría ser aún más lento.

Según lo destaca TechNavio, los retrasos en la fabricación y la disminución de la demanda retrasarán el desarrollo de teléfonos 5G asequibles, los cuales se consideran  necesarios para fomentar la adopción a gran escala de la tecnología. A medida que disminuye la demanda de todos los teléfonos inteligentes, los dispositivos 5G tendrán dificultades para encontrar un punto de apoyo desde el cual crecer.

Además de los cambios anteriores, que más bien se pueden considerar efectos, la industria de los smartphones también se está modificando en cuanto a los elementos que presenta para los consumidores con el fin de motivar la confianza y con ello las compras. Al respecto, destacan algunas innovaciones que se han visto en fechas recientes y que compartimos a continuación:

  • Samsung y la caja desinfectante

Tal como lo reportamos en su momento, la marca anunció el desarrollo de una caja desinfectante para smartphones, que también funciona como cargador.

Se trata de un artículo pensado para la nueva normalidad, que busca atender la preocupación de los consumidores con respecto a si sus smartphones y otros artúculos pueden transmitirles la Covid-19.

  • Huawei y su tienda operada por robots 

En Wuhan, China, epicentro de la pandemia de Covid-19, la marca abrió una tienda que es completamente operada por un robot. Los consumidores pueden evitar el contacto físico con otras personas y generar compras por medio de pantallas touch.

La opción de hacer ventas así es una que la marca podría llevar a otras ciudades e incluso países como parte de una nueva experiencia de compra adaptada para la nueva normalidad.

  • Apple y las reservas

Finalmente, en el caso de Apple, un ajuste que han llevado también al retail físico para hacer frente a las nuevas condiciones es un cambio en el servicio. Tal como lo compartimos aquí, la compañía ha puesto en marcha un sistema de reservas con el que sus clientes podrán definir un horario para asistir a la Apple Store de su preferencia y ser atendidos de manera personalizada por un especialista en una sesión de un hora.

El caso del mercado de los smartphones sin duda es peculiar, pero como ocurre en otros segmentos, es necesario adecuarse a las nuevas condiciones para tratar de dejar atrás los efectos negativos de la pandemia.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299