El fin del dinero como lo conocemos

Hay una tecnología que está revolucionando al mundo del dinero y la manera en la que intercambiamos valor; me refiero a la tecnología de Blockchain, que como su nombre en inglés indica, permite manejar cadenas de bloques.

Blockchain es la tecnología de base de las criptomonedas como Bitcoin o Ethereum. De hecho, tiene muchas aplicaciones más allá de las criptomonedas, pero en esta ocasión, me enfocaré en las criptomonedas y en los intercambios de valor.

La revolución sobre el mundo del dinero es gigantesca; podría calificarla con muchos superlativos y no le estaría haciendo justicia al tamaño de los cambios. Es por esto que algunos autores le llaman a Blockchain “El Internet del dinero”, es decir, los cambios en el concepto del dinero y de los intercambios de valor serán tan grandes como los que trajo el Internet a nuestras vidas.

Las criptomonedas aún no han llegado a convertirse en un fenómeno mainstream, es decir aún no son utilizadas ampliamente; sin embargo, algunos fenómenos recientes nos indican que esto está a punto de cambiar. En este sentido, el flamante anuncio de Facebook y un consorcio de empresas de la moneda Libra es muy significativo. Con su anuncio, la red social más utilizada está buscando que, eventualmente, sus más de 2 mil millones de usuarios utilicen Libra diariamente.

Esto podría hacer que se convierta rápidamente no sólo en la principal criptomoneda del mundo, sino también en una de las principales formas de intercambio monetario a nivel mundial, rivalizando con el dólar y el euro. El anuncio de Libra fue tan importante que varios de los grandes bancos centrales se pronunciaron al respecto, muchos de forma negativa, incluyendo un llamado del gobierno norteamericano a controlar la moneda.

Es un error pensar que las criptomonedas son sólo una oportunidad para volverse rico haciendo trading (compra y venta de activos). Los encabezados de muchas revistas nos hablan de la subida de los precios de criptomonedas como el Bitcoin.; esto quizá nos da la falsa impresión que lo único que podemos hacer, si tenemos el estómago para aceptar los riesgos, es comprar y vender criptomonedas, ¡falso! Hay muchas empresas implementando usos muy interesantes de las criptomonedas.

Por ejemplo, en Brooklyn, en uno de los 5 barrios de la ciudad de Nueva York, hay muchos dueños de casas y negocios que han comprado celdas solares para generar su propia energía. Algunos de ellos producen excedentes de energía que pueden vender a sus vecinos. Estas personas han organizado un Marketplace digital con el objetivo de comprar y vender energía eléctrica para los que habitan el vecindario. Los pagos entre los participantes del Marketplace se hacen a través de criptomonedas, no hay bancos involucrados, ni tampoco una compañía de energía eléctrica.

Inclusive, una empresa u organización gubernamental puede generar sus propias monedas o tokens. Y podría, por ejemplo, dar descuentos y promociones entregando dinero a sus clientes en su propia moneda, sin necesidad de bancos, ni operadores de tarjetas de crédito, para lograrlo. Hasta cierto punto, esto ya existe fuera del mundo de las criptomonedas, por ejemplo, las millas de los programas de fidelidad de las aerolíneas son un claro ejemplo de monedas privadas que se pueden implementar a través de Blockchain.

Y la innovación no para allí. Si pensamos por ejemplo en que las personas puedan tener un identificador digital único (podría esta basado en biométricos, por ejemplo) podríamos usar nuestras cirptomonedas sin necesidad de portar ninguna tarjeta de crédito, ni siquiera de portar nuestro teléfono celular. En los establecimientos en los que vayamos a pagar simplemente se realiza la lectura biométrica y podemos pagar con nuestras criptomonedas.

Esta revolución apenas está comenzando. Ya hay un número enorme de startups trabajando en proyectos de Blockchain y criptomonedas. Aún no hay estándares tan claros como los había cuando se creó la World Wide Web. Aún hay mucha experimentación y los modelos de negocios alrededor de esto aún no están tan maduros, si embargo, es vital que tu empresa preste atención y esté alerta, porque el futuro de cómo se intercambiará valor con otras organizaciones está siendo impactado por el “Tsunami del Blockchain”.