El lenguaje, los contenidos y la interacción dentro de redes sociales son una oportunidad clave para las marcas, sin embargo, existe el riesgo de que se conviertan en un petardo que explota en las manos de los usuarios de estos canales, sobre todo cuando tienen una influencia dentro del mercado.

Ejemplo de ello ocurrió al vicepresidente de anuncios en Facebook, Rob Goldman, quien compartió su punto de vista sobre la polémica en que la compañía de Mark Zuckerberg se ha visto envuelta, por la inversión en publicidad de usuarios rusos, como una pauta con la que supuestamente buscaron influir en la pasada elección, en que Donald Trump se erigió como presidente de Estados Unidos.

Como parte de esta polémica, Robert Mueller, funcionario del FBI se encuentra a cargo de la investigación en contra de Facebook y el viernes pasado publicó los resultados de su trabajo, tiempo en el que Goldam consideró, era apropiado publicar su punto de vista en Twitter, sin haber consultado al equipo de comunicación de la red social.

La trascendencia negativa fue tal, al grado de que Donald Trump se pronunció sobre las declaraciones hechas por el directivo de Facebook, lo que replantea la necesidad que tienen las marcas tanto comerciales como personales, al momento de interactuar a través de estas plataformas y la incapacidad que tienen de utilizarlos de manera asertiva.

A detalle.

Survata encontró que el retail, los medios, los bienes de consumo, la tecnología y turismo son las industrias más populares en redes sociales.

Dentro de plataformas como Foursquare, Starbucks, Foursquare, MTV y History fueron las marcas más populares, con base en el número de likes que sumaron.

Facebook reportó que Instagram, Redbull, Microsoft y Nike Football fueron las marcas con mayor número de fans en la plataforma hasta diciembre de 2017.

Dentro de Twitter, Chanel, Victoria’s Secret, Marc Jacobs y H&M son las marcas con más número de seguidores en lo que va de 2018.

Aspecto de la polémica generada por Goldman en Twitter: