El contenido en tiempos del streaming, ¿qué pasa con la exclusividad?

television
Foto: Bigstock

Es innegable el éxito que tienen plataformas de video en streaming, también conocidas como OTT, como Amazon Prime, Netflix, YouTube TV, HBO GO, etcétera, al punto de que Apple pretende seguir los pasos de sus competidores.

Según medios como Wall Street Journal y Fortune, Apple está considerando realizar adquisiciones de cadenas de TV, canales, distribuidoras o alguna compañía de medios.

De hecho, Netflix refirió que triplicaría la inversión en sus contenidos, al pasar de 2 mil 500 millones de dólares a más de 7 mil millones en 2018, pues la apuesta le ha sido efectiva con series como House of Cards.

Sin embargo, con la fórmula de éxito al descubierto, otras compañías apuestan por la misma práctica, llevándose sus contenidos con ellas.

En México, Televisa hizo exclusivos sus contenidos para Blim; mientras que ayer Netflix retiró series como How I Met Your Mother, American Horror Story, temporadas 1 a la 4; Bones, de la 1 a la 10; Glee, todas las temporadas; Prison Break, temporada 1 a la 4; 24, de la 1 a la 8; Sons of Anarchy, todas las temporadas y Modern Family, de la 1 a la 6.

En este sentido, Disney también retiró sus contenidos, reservándolos para la compañía y su próxima oferta OTT. De acuerdo con Morning Consult, el 36 por ciento de los jóvenes de 18 a 29 años de edad se suscribirían a el servicio de streaming de Disney cuando salga, es decir, más de 35 millones de suscripciones, las cuales no las tiene Amazon Prime, Hulu, Fox o HBO.

Amazon Prime y Hulu ya cuentan con producciones originales, juntas no suman ni 30 millones de suscriptores, solo en Estados Unidos

Esto significa para las compañías ofrecer más contenido propio ante el retiro del que pertenece a la competencia y buscar encabezar la preferencia de los consumidores con él.

Para el consumidor equivale a desembolsar una cantidad para cada plataforma, cuando es posible, o elegir una plataforma para ver su contenido, cancelarla y recurrir a otra.

Los ingresos que plataformas como Netflix alcanzarán en México se espera que lleguen a los 158 millones de dólares este 2017, según Nakono.

La exclusividad de cada una es equivalente a menos contenido disponible para el Heavy User (aquel consumidor dispuesto a pagar por una experiencia superior y un uso intensivo) y que la oferta principal, que era acceso a mayor número de series y películas, ya no sea posible, cambiando cantidad por supuesta calidad.

Y es que en su afán por limitar el acceso a las series, se ha caído en el error de no ofrecer un servicio de calidad, tal es el caso de HBO GO que impone un horario a los espectadores para poder sintonizar un nuevo capítulo de Game of Thrones, logrando únicamente el colapso de sus servidores y las quejas de los suscriptores que pagaron por ver el contenido, obteniendo sólo un aviso de “error”.

Todo esto traduce a la exclusividad que cada marca quiere ofertar en menos contenido que el consumidor obtendrá por el mismo precio de la suscripción, aunque a lo que apuntalan las compañías es a ofrecer mejor contenido.

Sin embargo, la exclusividad podría apuntar, más que al contenido, a la experiencia del cliente y probablemente escuchar las necesidades de cada uno, para que al final las numerosas opciones no terminen por acabar con la fórmula del éxito.