En estos tiempos donde se reporta desde We Are Social que un 47 por ciento de las personas en el mundo hace más uso de las plataformas sociales, se puede entender que más personas están consumiendo contenidos por internet; por ello, es más importante que nunca verificar que estos no lleguen a generar controversia, especialmente si están ligados al gran problema actual al que nos enfrentamos, la pandemia del coronavirus.

Para saber si tu contenido tiene lo que se necesita para seguir operando en medio de la pandemia del coronavirus, desde el Content Marketing Institute se destacan las siguientes consideraciones a tener en cuenta:

  • Hay comentarios despectivos o declaraciones sarcásticas a la luz de la gravedad del problema

Como podría entenderse, una pandemia no es asunto de riza. Si bien se puede apalancar el humor para alivianar la atmósfera en estos días, las versiones simplistas o cómicas sobre el tema deben ser dejadas por ahora en los artistas y comediantes, las marcas y empresas deben centrarse en crear contenidos que la audiencia encuentre relevantes, deseables, identificables y valiosos, pues estos son los que tendrán un mejor efecto.

  • Hay frases insensibles y posicionamiento de “nosotros” contra “ellos”

Las marcas y empresas deben comprender que, desafortunadamente, no se pede saber lo que cada uno de los miembros de la audiencia podrían estar pensando, por ello, es mejor evitar el uso del lenguaje que transmite una suposición de una postura igual, por ejemplo, entre hombres y mujeres en las responsabilidades domésticas en medio de la pandemia, tampoco es recomendable el lenguaje que habla de una posición de privilegio (puesto que no todos pueden tomar medidas como encerrarse en casa y hacer home office u otras acciones), y mucho menos se deben transmitir mensajes con lenguaje que polarice a la audiencia con saltos imprudentes o información errónea.

  • Hay apego a la controversa

De acuerdo con la fuente, en circunstancias normales el adoptar una posición fire frente a un tema que puede ser controvertido puede transmitir rasgos estables para las marcas o empresas, como la confianza, la singularidad o la autoridad. No obstante, ahora, hacer referencia a conceptos como “reabrir la economía” o “volver a la normalidad” hacen que las marcas parezcan oportunistas, desconsideradas y otros calificativos negativos antes que algunos positivos. Desafortunadamente ya se han vuelto visibles casos de este tipo donde representantes de grandes compañías han manifestado su posturas controversial es ganándose una mala percepción, en el caso de México están las declaraciones recientes de Ricardo Salinas Pliego, mientras que en Estados Unidos está lo que ocurre con Elon Musk.

Además, las marcas se arriesgan a tener que retractarse de su contenido si sus mensajes salen en medio de nuevos hechos.

  • No se habla desde una voz humana

Si algo hemos visto en estos días, con casos como el boom de las plataformas para video llamadas (como Zoom), es que las personas buscan el apartado personal, las interacciones cara a cara que antes se daban por sentado. Debido a este cambio en el comportamiento de los consumidores, se puede decir que no es tiempo de aportar contenido que es gestionado por algoritmos para su entrega, tampoco es tiempo de declaraciones simples o consejos vagos e impersonales.

Tal como lo señala la fuente, guste o no, nos encontramos en medio de una experiencia humana compartida que provoca una variedad de respuestas emocionales. Por ello, hay que asegurarse de capturar y reflejar la realidad en las palabras y acciones descritas. Si no estás seguro de cómo hacerlo, actualmente en redes sociales es posible encontrar múltiples ejemplos. Uno de ellos, referido por la fuente, es el que da el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, que presenta actualizaciones de noticias diarias desde el punto de vista de alguien afectado por el virus.

  • Los mensajes son mixtos

Finalmente, para ver si el contenido puede operar actualmente, hay que comprender que las mejores marcas son las que alinean lo que dicen con lo que hacen, aquellas que no cumplen con este aspecto corren el riesgo de ser señaladas por el público.  Los contenidos siempre deben poner en práctica lo que la marca predica, y ahora eso significa verificar dos veces la consistencia del mensaje, esto en cuanto al texto, imágenes y cualquier otro formato que use.

Ahora que conoces los problemas que pueden existir con el contenido de la marca, es importante saber en dónde es que se pueden presentar los aspectos anteriores. De acuerdo con la fuente, existen al menos 6 apartados donde esto se puede comprobar:

1. En el copy: Se debe revisar el cuerpo del contenido así como el texto en cada uno de los apartados, como el título, el reader, las líneas de asunto de los emails, los llamados a la acción y los mensajes de las imágenes. También se deben verificar los textos adicionales empleados para compartir el contenido en canales como las redes sociales.

2. En la metadada:  Se debe actualizar el texto que se encuentra detrás de los copys por relevancia situacional para garantizar que el público descubra el contenido en su forma más receptiva, renunciando a la superficie de activos obsoletos o insensibles.

3. En los elementos visuales: Se debe prestar atención a los mensajes no verbales para asegurarse de que estos no entren en conflicto con los mensajes que ya se desarrollaron previamente de forma cuidados. Por ejemplo, incluir fotos no tan recientes de gente reunida y estando cerca unos de otros en un restaurante o en un aeropuerto puede acabar con la credibilidad del mensaje sobre el distanciamiento que se pudo haber creado para una campaña.

4. En la elección de temas y su enfoque: Si bien se pueden ajustar todos los elementos anteriores para adecuarse a la realidad que vivimos on la pandemia, se debe tener en cuenta que algunos temas es mejor evitarlos si la empresa no es un recurso de primera mano confiable para obtener información sobre salud. Si hay contenidos del tipo en la programación es mejor eliminarlos.

5. En el uso de la data: Trabajar de la mano de la data para el contenido puede ser particularmente complejo en estos momentos. Y es que dado que nueva información emerge rápidamente, se revisa a esa misma velocidad y es descartada, es difícil estar 100 por ciento seguros con la información que se comparte todo el tiempo. Hacer mensajes basados en un escenario que evoluciona constantemente puede llevar a un punto en el que la marca llegue a confundir y sea señalada por ello.

6. En materiales y eventos sensibles al tiempo: Finalmente, hay que verificar si el contenido hace referencia a eventos o incisivas que ya han sido candeladas o alteradas radicalmente. También hay que revisar si los mensajes o discusiones son hechas tomado referencias o datos previos a la llegada de la pandemia y desde un punto de vista que no consideró esto.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299