El Community Manager de la Real Academia define “feminazi” y estas son las críticas que desató en Twitter

El término “feminazi” arroja cerca de un millón 220 mil resultados cuando se busca en Google, lo que nos da una idea del impacto cultural que tiene este concepto.

La comunicación en redes sociales es sumamente volátil y los resultados que se desempeñan dentro de estas plataformas es inconveniente en diversos ejemplos.

Algo de esto ocurrió con el community manager de la Real Academia, quien tuvo la ocurrencia de responder una consulta de una palabra sumamente polemica: feminazi.

En su respuesta, el CM de la RAE explicó que se trata de una voz que se utiliza para hablar de manera despectiva el sentido de “feminista radicalizada”.

Tras la respuesta del CM, la serie de reacciones no se hicieron esperar, criticando la respuesta que dio a la definición preguntada.

Los community manager se han convertido en personalidades que se cargan con la responsabilidad de comunicar a las marcas a través de redes sociales.

Esta comunicación mediante redes sociales ha entendido las exigencias que se presentan día a día, sin embargo, algunas marcas no permiten que fallen estas estrategias.

Ejemplo de ello lo encontramos con la estrategia que llevó a cabo el CM del club Real Betis, cuando Joaquín, un jugador de este equipo, se cayó durante un entrenamiento, incidente que fue aprovechado para editar un video de “shooting stars”, el cual se convirtió en tendencia pero también provocó el despido del encargado de las redes del club, al menos eso dijo el propio jugador en otro video en el que asegura que él mismo ha tomado el control de las redes, por la molesta que le ha provocado la tendencia generada con su accidente.

Lo anterior ha sido un importante indicador, pues en proporción en la forma con que las marcas interactúan en redes de la mano de los profesionales de la administración de comunidades, es que se ha podido tener mayor interés por recursos como la Big Data y su interpretación o roles con mayor carácter en relaciones públicas 2.0.