“El análisis de Big Data aún no ha despegado en México, donde todavía son pocas las empresas que tienen considerado esta actividad como parte de su conocimiento del target”, Kilian Rofes, director general de in-Store Media

México, DF.- El Big Data se presenta como una de las mejores herramientas para las empresas que deseen tener información de primera mano acerca de sus consumidores y potenciales clientes, lo que podría facilitarles la elaboración de estrategias de mercadotecnia, principalmente las relacionadas directamente con el Shopper.

Más notas relacionadas:
El Big Data al servicio de la ciencia médica
Así cambia el Big Data al marketing
Un smoothie de Big Data y Google Glass: la visión contemporánea de un artista

De acuerdo con Kilian Rofes, director general de in-Store Media México, el análisis de los datos todavía no cobra la importancia debida en el país, ya que son pocas las compañías que tienen esta actividad como parte de sus estrategias para tener mayor conocimiento del target.

Por otra parte, aquellas empresas que ya aplican el análisis de Big Data tienen un ventaja considerable por encima de las que aún no han entendido cómo sacar provecho a este tema, el cual se suele aplicar en estrategias de Shopper Marketing.

“Cada día es mayor el número de marcas que se suman a contar con más información sobre su target a través de áreas especializadas in-house o agencias de Shopper Marketing, ya que cada día se vuelve más difícil alcanzar a determinado target. La gente en general está cansada de recibir mensajes que no le son interesantes o dirigidos, por ello, las marcas están reaccionando para alcanzar al público objetivo a través de mensajes, medios y promociones que se acerquen verdaderamente al shopper, y sobre todo que permitan alcanzar el principal objetivo: la venta”, dijo Kilian Rofes en entrevista.

En tanto, aquellas marcas que han logrado hilar el Big Data con una estrategia correcta de Shopper Marketing generan mejores acciones que se traducen en lograr una conexión mayor en la experiencia de comprar, lo que les deriva en mayor engagement.

“A día de hoy, el Big Data puede ayudar a las marcas a ir más allá: hacia la personalización basada en el comportamiento de cada shopper para ofrecerle promociones y publicidad a la medida de sus productos favoritos, y que se vea reflejado en las ventas. Esto será posible si las compañías se dan el tiempo y los recursos necesarios para no ahogarse en un mar de información, y le dedican el tiempo, la experiencia y la capacitación necesaria para sacar el máximo provecho”, añadió Kilian Rofes.

El Big Data representa un reto interesante para las marcas que deseen tener datos más concretos de sus consumidores y explotarlas al máximo, en un campo que, como señaló el director de in-Store Media México, todavía tiene mucho campo de oportunidad.