x

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

El almanaque en la refaccionaría automotriz

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Desde los espectaculares en calles y avenidas con anuncios de "Vicky Form" o "Victoria Secret", hasta los almanaques con fotos de actrices poco conocidas (o tristemente súper conocidas) en las paredes de las refaccionarías asociándolas a amortiguadores o lubricantes, siempre ha habido, al menos, una de estas dos constantes:

Desde los espectaculares en calles y avenidas con anuncios de “Vicky Form” o “Victoria Secret”, hasta los almanaques con fotos de actrices poco conocidas (o tristemente súper conocidas) en las paredes de las refaccionarías asociándolas a amortiguadores o lubricantes, siempre ha habido, al menos, una de estas dos constantes:

La fuerza de la publicidad en el punto de venta (POS point of sale) “como es el caso de los almanaques” y/o

Una hermosa y seductora mujer liberada de vestuario, “en ambos casos”.

Pareciera una técnica burda y sin imaginación. ¡Al menos eso pienso yo!. Atraer la atención por las razones más obvias. Como los “sketches” de algunos cómicos orientados a la utilización del albur como único medio para provocar la risa.

Quizás las preguntas que se hacen los publicistas gráficos de los mini-pósters y almanaques de los fabricantes de amortiguadores, aceite, etc. Son:

“Cómo hacer que la marca de una bujía automotriz destaque sobre la competencia en una refaccionaría o taller” y,

“Cómo atrapar la pupila del mecánico cuando selecciona la marca de una pieza”.

Puedo entender su dilema, el producto no es seductor “per se”

En el caso de los espectaculares urbanos, sobre todo aquellos de “Vicky Form”. Aparte de los ya mencionados y provocativos temas, sus contenidos vienen condimentados con frases de sentido doble o sugestivo como:

“¿Y sí hoy dejamos de ser amigos?” o,

“Es conmigo o con nadie” y, la mejor:

“Sí tú marido cree que nada te queda sexy, que le pregunte a tu jefe”.

La incógnita para mí sería, ¿a quien van dirigidos?. Sin afán de hacer investigación de campo profesional, me di a la tarea de preguntarle a algunos amigos sí ellos adquirían lencería para sus parejas a lo cual, abrumadoramente, (al menos mis cuates) la respuesta fue negativa. De hecho, algunos me mencionaron que sentirían pena. Será entonces, me pregunté, que la publicidad está orientada a la potencial portadora de la lencería y estas sugestivas fotos y frases estimulan sus deseos de compra. Procedí entonces a cuestionar a mis amigas y parejas de conocidos y, casi unánimemente, contestaron que ¡para nada!. De hecho, algunas agregaron que esta forma de publicidad envilecía y demeritaba la imagen de la mujer colocándola en el rango de objeto. No pretendo en este artículo hacer moral y probablemente la información aportada por mis amigos y amigas es sesgada y su opinión no hace “verano”. Lo seguro es que los espectaculares deben ser exitosos; el menos en el rubro de recordación. Los creativos de las agencias encargadas, seguramente tienen sobradas e investigadas razones y en nada busco criticar los productos de su creación, sólo exhibo mi punto de vista con afán de análisis.

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Únete a la comunidad más grande marketing en español del mundo. Más de 150 mercadólogos inscritos.

Premium

Populares

Únete a Merca2.0

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.
Más de Merca2.0

Artículos relacionados