Easy, la serie de Netflix por la que es demandada por plagio de marca

Easy-Netflix-IMDB
Imagen: Netflix
  • Easy es una serie creada por Joe Swanberg en 2016

  • Stelios Haji-Ioannou, fundador de EasyJet acusa el uso indebido o plagio de marca.

  • Aislinn Derbez y Mauricio Ochmann protagonizan uno de los episodios de la primera temporada.

Netflix y algunos de sus contenidos suelen provocar polémica, generalmente por la impresión que despiertan en el espectador pero, en el caso de Easy la situación es distinta. La serie es motivo para que demanden a la plataforma de streaming por presunto plagio de marca.

Al menos es una de las reclamaciones del fundador y CEO de easyJet, Stelios Haji-Ioannou quien presentó una demanda contra la compañía de Los Gatos, California por uso indebido o plagio de la marca comercial que le pertenece y tiene registrada en Europa.

Según un reporte de medios británicos como The Guardian y The Sunday Times, así como de la agencia Reuters, la ida en contra de Easy va incluso por tratar de prohibir que la serie permanezca como parte del catálogo de Netflix o por obligarla a que la publicidad y marketing utilice su nombre actual.

Resalta que hasta fechas recientes salga a la luz la inconformidad (o por lo menos la intención de demanda) por parte de los dueños de easyGroup, puesto que la serie creada y dirigida por Joe Swanberg lleva en la plataforma de streaming desde 2016 y, de hecho está preparando el estreno de su tercer (y última) temprana, prevista para principios de 2019.

Easy es una serie filmada en la ciudad de Chicago que presenta distintas historias con igualmente distintos protagonistas, que comparten la peculiaridad de contar con ingredientes como amor, sexo, dilemas morales y éticos. En esta producción de Sparrow Grass han participado figuras como Orlando Bloom, Emily Ratajkowski, Zazie Beetz, Dave Franco, Marc Maron, incluso con presencia latina con Aislinn Derbez y Mauricio Ochmann.

Luego de dos años en la plataforma, ahora la compañía con sede central en Londres busca iniciar un proceso legal en contra de Netflix aludiendo que es dueña de “más de 1,000 marcas registradas dentro de la familia easy en todo el mundo, y se toma muy en serio su protección contra el uso no autorizado”, según un vocero citado por The Guardian.

Pero, y muy al estilo de la compañía estadounidense, con cierto toque de irreverencia -en un intento de aligerar el asunto- dijo en una declaración citada por medios que: “los espectadores pueden distinguir la diferencia entre un espectáculo que ven y un avión en el que vuelan”.

Por más extraño que parezca la semana, el problema pasa por el uso de una marca registrada, sin embargo, hay que destacar que easy (fácil) es una palabra de uso común y está presente en cualquier diccionario de habla inglesa. No podemos saber qué determinación tomará el juez encargado del caso (si procede), lo que sí es que esto pone en evidencia cómo es que las firmas buscan proteger (y sacar provecho) de los registros que tienen de sus marcas.