Donald Trump encargó campaña publicitaria a Draper Sterling y todos recordaron a MadMen

El único aspirante republicano, Donald Trump, llamó la atención de medios y redes sociales cuando en su informe mensual de campaña, reportó haber pagado 35 mil dólares para Draper Sterling, una agencia publicitaria que recuerda los apellidos de Don Draper, el protagonista de Mad Men y su coprotagonista Ron Sterling.

La casualidad en la que Trump pagó por una campaña a una agencia publicitaria de Nueva Hampshire, Estados Unidos, por el concepto de publicidad web, no solo recuerda a Mad Men, sino otras ocasiones en que la popularidad de las series han sido tema de conversación entre políticos de alto nivel.

Tal es el caso del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, cuando este aceptó ser fan de la serie de Netflix House of Cards, en un hecho en el que pidió que no dieran spoilers (adelantos).

Dos cifras que ayudan a medir la tesis de esta nota donde se aborda la relación entre series y su impacto como producto de marketing al ser referencia con políticos de alto nivel, recuerda que la inversión en publicidad dentro de series de TV se espera que alcance los 73 mil millones de dólares en Estados Unidos para este 2016, de acuerdo a PwC y The Hollywood Reporter.

La segunda cifra es la expectativa de inversión en publicidad digital por parte del segmento político de Estados Unidos, que para este 2016 se espera que sea de mil 76 millones de dólares, según Borrell Associates.

Los casos antes mencionados, donde se explica la relación entre series y políticos con fama internacional, es un claro indicio de que estos productos se han convertido en una estrategia de marketing con alto impacto en públicos, por lo que estrategias de product placement, por ejemplo, no deben descartar este factor al momento de comparar los canales de comunicación que mejor jueguen a favor de sus estrategias.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299