Diseñador gráfico de la ‘vieja escuela’ le escribe una carta a la nueva generación, ¿de qué se queja?

Internacional. En todas las profesiones –gracias a los choques generacionales y la evolución de la tecnología- existen acalorados debates que giran en torno a la pregunta, ¿qué es mejor (o tiene más valor), la vieja escuela o las prácticas modernas?

Más notas relacionadas:
¿Eres diseñador? Tu podrías hacer algo así
Un diseñador insultó al jefe, pero no es causa de despido
Diseñador alemán recrea el rostro de súper atletas utilizando el logotipo de Nike

Sin embargo, existe un área en la que el sesgo es muy marcado entre los profesionales de dos épocas: el diseño gráfico. Gracias al photoshop y los programas y tecnologías de vanguardia, muchas de las prácticas en el diseño quedaron completamente obsoletas ante los ojos de las grandes marcas del mundo.
Por esa razón un ‘viejo diseñador’, decidió desahogarse con una carta abierta publicada en el portal  Youthe Designer, dirigida hacia toda la generación de millennials absortos en el mundo digital.

En ella menciona: “Cuando busco “diseñadores gráficos jóvenes,” Google me muestra al menos 5 artículos sobre los frescos y jóvenes que son ustedes los artistas; lo brillantes y talentosos -toda esa glorificación que les empuja el ego. Pero cuando busco “viejos diseñadores gráficos,” todo lo que veo son artículos que cuestionan nuestras capacidades, nuestro futuro y nuestras obsoletas habilidades”.

Asimismo, el artículo se acompaña de algunas sentencias lanzadas a manera de ilustración:

hardforme
“Deja de seguir haciéndome difícil continuar haciendo lo que tanto amo”
youeverything
“Tú no lo sabes todo”
ieverything
“Yo no lo sé todo”
noncompete
“No quiero competir contra ti, de hecho quiero trabajar contigo”
photoshop
“No eres mejor que yo por saber usar Photoshop”
you-win
“Para ser perfectamente honesto, tu ganas”

Aunque la carta completa puede leerse en su página web, vale la pena rescatar una última queja propia de la gente con experiencia: “Cuando yo tenía tu edad, no teníamos herramientas como plumas virtuales o CTRL + Z  para dibujar formas, pero hicimos lo mismo. No teníamos capas; tuvimos que pensar en toda la imagen para calcular (…) Hicimos todo a mano con lápices y tinta -estás familiarizado con ellos y sabes que la tinta no se puede deshacer tan fácil como abrir una nueva página”.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299