#DíaDelNiño: recupera tu curiosidad infantil para proyectarte en lo profesional

niña
Foto: Bigstock
  • México celebra el Día del niño y es pertinente recordar que en la infancia tenemos una gran capacidad de aprendizaje.  

  • Curiosidad podemos entender la pulsión natural de querer adquirir información y conocimiento a partir de procesos de aprendizaje.

  • Si recuperas la curiosidad que tenías en la infancia para aprender seguramente podrás potenciar tu pensamiento creativo.

Una de las materias primas fundamentales en el marketing, la publicidad la comunicación y otras disciplinas afines es la creatividad, que a su vez se alimenta de la curiosidad.

A propósito del Día del niño, es pertinente recordar que todos en esta etapa de nuestra vida logramos adquirir aprendizajes y experiencias a partir de la curiosidad, la cual debió manifestar casi de manera permanente y muchas veces sin que nos diéramos cuenta.

Por curiosidad podemos entender la pulsión natural de querer adquirir información y conocimiento a partir de procesos de aprendizaje y de comprensión de los hechos y datos que están a nuestro alrededor.

La curiosidad representa el elemento detonador del conocimiento y genera que, en nuestra vida profesional, podamos ocasionar un verdadero crecimiento personal. Los niños tienen esa cualidad natural de ser curiosos.

Para crecer en tu actividad bien podrías rememorar tus días de infancia y recordar cómo te apasionaste por muchos temas diversos e imaginaste ejercer cualquier oficio o profesión. Si te inspiras en esos días podrás estimular tu curiosidad en beneficio de tu trabajo y de tu creatividad.

A través de múltiples actividades puedes mantener viva la llama de tu curiosidad y lo puedes lograr a través de actitudes como el interés, la motivación, el deseo, la inquietud, la pasión y mantenerte ocupado con actividades estimulantes.

Realiza actividades nuevas, viaja, ve al cine, el teatro o la danza; confía en las posibilidades infinitas que ofrece la lectura y estimúlate también a través de la música y las diversas artes que están a tu alcance.

Tampoco te olvides de la capacidad que lograste desarrollar, durante tu infancia, para relacionarte con los demás, integrarte a actividades en grupo para lograr objetivos comunes y la cualidad de no guardar rencores y olvidar muy rápidamente las dificultades que pudieran surgir.

Rememorar tu niñez es también una posibilidad de recordar muchas acciones que te hicieron crecer y ser el tipo de profesional que hoy eres, aprovéchalo para potenciar tus alcances.