Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

Después de aceptar hacer propaganda política, parte de los taxistas temen por su seguridad

Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on twitter
Madrid, España.- Después de anunciar hace pocos días que el Partido Popular haría propaganda electoral a través de las imágenes portadas por 900 taxis de la capital española, con las fotos de la candidata a la Alcaldía, Esperanza Aguirre, y a la Presidencia de la Comunidad, Cristina Cifuentes, un porcentaje de los conductores se ha mostrado reacios a participar por temo a represalias de parte de la población.

Madrid, España.- Después de anunciar hace pocos días que el Partido Popular haría propaganda electoral a través de las imágenes portadas por 900 taxis de la capital española, con las fotos de la candidata a la Alcaldía, Esperanza Aguirre, y a la Presidencia de la Comunidad, Cristina Cifuentes, un porcentaje de los conductores se ha mostrado reacios a participar por temo a represalias de parte de la población.

Notas relacionadas:
Una guía turística interactiva, basada en los viajes de taxi
Un calendario inusual de los taxistas de Nueva York, con buenas intenciones
Estos ‘luchadores’ se convierten en taxis humanos para demostrar los efectos del chocolate con cafeína

Con esta iniciativa se prevén más de 7 millones de impactos visuales solicitando el voto para las mencionadas candidatas, según los datos de la empresa de publicidad Invermedia, que gestiona esta iniciativa en los taxis, que además ha dado a conocer que unos 80 taxistas han decidido no aceptar el trato de incorporar incorporar la propaganda política después de haberse apuntado y por la cual se pagarían 50 euros diarios hasta el 25 de mayo, por temor a las represalias.

Esta posibilidad de portar propaganda política fue ofrecida por el Partido Popular a diferentes asociaciones, y no todas han aceptado, porque consideran que puede ser contraproducente llevar la imagen de personas que pueden ser fuente de discordia entre la ciudadanía. Lo que puede luego traducirse en situaciones de tensión y agresión hacia los conductores o hacia los vehículos.

Los taxistas que si decidan portar la propaganda electoral podrían incluso, como ha señalado la candidata a ocupar el Palacio de Cibeles, Esperanza Aguirre, dar un giro de 180 grados en las calles, para que puedan recoger a los pasajeros que se encuentran en dirección contraria, como se permite en Londres.

Pero para muchos, ni el pago ni estas posibles ventajas, les hacen portar propaganda electoral en Madrid, porque además consideran que se trata de un servicio público que debe verse exento de identificaciones políticas de esta índole.

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Más de 150,000 mercadólogos inscritos en nuestros boletín de noticias diarias.

Premium

Populares

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.

Más de Merca2.0

Artículos relacionados