WhatsApp es una de las aplicaciones más popular a nivel mundial, gracias a lo cual, todo aquello que acontece en esta plataforma alcanza niveles de trascendencia importantes. Basta con ver el fenómeno que causó curiosidad, pánico y sorpresa entre los miles de suscriptores al servicio, cuando la tarde noche de este jueves, un mensaje difundido por la app de mensajería instantánea que amenazaba con bloquear la aplicación y paralizar el dispositivo.

Diversos usuarios reportaron a través de redes sociales que recibieron un mensaje que acompañado de algunos emoticonos indicaba “No toques el círculo negro! Congela tu teléfono”. La variaciones de la indicación son diversas y aunque la indicación es clara, muchas personas cayeron en la tentación.

Lo que sucede después es claro. Al tocar el emoticon del “círculo negro”, Whatsapp deja de funcionar y no responde a ninguna de las órdenes del usuario. Con algunos dispositivos, el efecto se extendía hasta el funcionamiento de los mismos.

Lo que muchos pensaron que era un virus en realidad se trató de una broma que funciona bajo una lógica de programación. El peculiar mensaje esconde un código compuesto por miles de caracteres, lo que provoca que al dar clic en el punto negro se sature la memoria RAM que utiliza la aplicación, situación que en consecuencia bloquea el funcionamiento de la misma.

Si fuiste víctima de esta peculiar broma, basta con acceder al administrador de aplicaciones y cerrar la aplicación, para después volver a abrirla con lo que funcionará sin contratiempos. Si el teléfono también resultó afectado apagarlo y volverlo a encender será suficiente para que regrese a la normalidad.

La preocupación que causó dicha broma no es un fenómeno aislado. Los más de mil 500 millones de usuarios activos al mes que registra WhatsApp son conscientes de lo vulnerable que puede ser su información y seguridad en plataformas de esta naturaleza.

Más de un caso ha demostrado lo que un mensaje mal intencionado en este tipo de espacio de interacción es capaz de generar.

Quizá es tiempo que servicios como WhatsApp comiencen a implementar candados para evitar este tipo de cadetadas que aunque no son maliciosas, si pueden confundirse con otro tipo de acciones que en verdad son un peligro para los usuarios.