Las vacaciones de fin de año no sólo son la ocasión perfecta para las celebraciones. Un nuevo año está por comenzar y los días de asueto resultan en un buen espacio para determinar metas por alcanzar. Propuestas renovadas vienen a la mente y con ello la exigencia de grades ideas llenas de creatividad es la constante. Pero, ¿en dónde encontrar esa inspiración?

Innovar para sobrevivir

La búsqueda no es nada menos que necesaria si consideramos que el mercado demanda niveles de innovación cada vez más elevados para aquellas marcas y negocios que buscan prevalecer.

Al respecto, una investigación firmada por Simon-Kucher & Partners indica que el 90 por ciento de las empresas asegura que la presión sobre el precio es creciente, con lo que el 75 por ciento de las organizaciones asegura que la innovación de productos en la mejor medida para contrarrestar los efectos de dichas presiones.

No obstante, desde TNS, revelan que de aquello que las marcas identifican como “innovación” en su oferta comercial, sólo el 15 por ciento corresponde a propuestas realmente nuevas.

Las razones que dan sustento a estos números son diversas; sin embargo, lo que es una constante es el efecto de frustración que más de uno ha experimentado en el camino por encontrar aquello que marque una diferencia.

Diversas técnicas

Con la llegada y consolidación de grandes mentes creativa, la literatura se ha dado a la tarea de enumerar diversas técnicas empleadas por algunas mentes creativas para inspirarse, despertar la creatividad y construir nuevos caminos en su sector.

Por ejemplo, desde Business Backers, revelan que Steve Jobs, fundador de Apple, solía remojar los pies dentro del inodoro para encontrar inspiración.

Si bien este caso podría rayar en la extravagancia, lo cierto es que existen otros métodos mucho más convencionales que tiene que ver con despejar la mente en ciertos lugares que incitan a la relajación.

Con esto en mente y considerando algunas entrevistar realizadas en el podcast Masters of Scale compartimos aquellos lugares que grandes millonarios y mentes creativas utilizan para pensar en grande:

Brian Chesky-Cofundador de Airbnb

Generar una gran idea es para este emprendedor una cuestión de diversión y magia. Su lugar favorito para despertar su creatividad es el Museo de la Familia Walt Disney, en San Francisco, recito que alberga objetos y demás reseñas que relatan la vida del pionero estadounidense de la animación.

Mark Zuckerberg-Fundador de Facebook

Sin ser tan ostentoso, a pesar de ser el dueño de la red social más grande a nivel mundial, este empresario encuentra sus grandes ideas paseando en círculos en el jardín de su casa. Todo indica que para Zuckerberg no hay nada más reconfortante e inspirador que su hogar.

Caterina Fake-Cofundadora de Flickr

La tranquilidad de su habitación es el mejor motor para impulsar su creatividad. De acuerdo con su participación en el mencionado podcast, su cama parece ser su fuente de inspiración en horarios poco convencionales: “Me despierto en horas muy extrañas, tengo este lapso de tiempo entre las 2:00 y las 5:00, en las que pienso y trabajo mucho”.

Peter Thiel-Cofundador de PayPal

Sin importar el clima, para este empresario que ahora dirige el fondo de inversión Clarium Capital, la naturaleza es el mejor contexto para pensar en cosas que pueden convertirse en grandes negocios.

Bill Gates-Cofundador de Microsoft

Como todo lo que sucede en la red y en el mundo de la tecnología, para el segundo hombre más rico del mundo conducir su auto es el lugar y momento ideal para despertar su creatividad.

Sheryl Sandberg-Directora operativa de Facebook

El ejercicio no sólo fortalece el cuerpo, sino también la mente. Cuando menos así lo demuestra Sheryl Sandberg quien declara que el mejor lugar para pensar en grande es la cinta para correr (o caminadora).

Reid Hoffman-Fundador de LinkedIn

Aunque para este empresario la primer tarea para encontrar grandes ideas es conversar con otras personas para evaluar sus propuestas, el mejor sitio para encontrar la creatividad es un café así como un espacio que sea totalmente desconocido ya que esto le permite enfocarse en una página en blanco, que propone una idea nueva.