Cuando ser influencer se vuelve negocio

Comunicar en definitiva también es un negocio; sobre todo en esta era exponencial. Sin embargo, el ecosistema digital está lleno de comunidades que no siempre monetizan. Para hacer que el esfuerzo genere frutos es importante entender que ser influencer o tener un perfil exitoso es el medio, no el fin.

Hay muchos casos de éxito de excelentes estrategias que se vuelven personajes rentables en Instagram y/o Facebook; todos ellos tienen en común que han sabido monetizar sus comunidades de seguidores a través de la compra online y offline. Si tu objetivo es subir a las grandes ligas de las marcas personales, toma en cuenta los siguientes tips.

Si funciona para ti, funciona para los demás

Parece una verdad de perogrullo, pero es tan sencillo y tan difícil de lograr. Las activaciones monetizadas suelen mal interpretarse en el social media, en un mundo donde todos regalan con facilidad. Cuando has alcanzado cierta cantidad de seguidores, debes pensar cómo se convertirán en consumidores de tus productos, en este punto, el marketing de las 5 P funciona a la perfección: Personas, Producto, Precio, Plaza, Promoción.

Traspasar del BTL al ATL

Pocos influencers entienden el poder que aún tienen los medios tradicionales. Es verdad que todos están en digital, pero aún en estos tiempos, salir en la tele, la radio o el periódico, valida el trabajo que se hace en redes. Chequen a Sisy Garza o Mia Astral, que aprovechan los aparadores ATL para posicionarse mejor. Para lograr el éxito en digital es necesario cruzar estrategias con medios masivos.

Encontrar un estilo

El mundo de los influercers es tan vasto como cuantos perfiles existen. Puedes pensar que es fácil destacar hablando de moda y zapatos, pero quizá dejarte llevar por la corriente te impida ver los nichos más rentables. Por ejemplo la coach Bárbara de la Rosa te puede ayudar a superar el desamor o Valeria Lozano que ha desarrollado un imperio de los buenos hábitos. Ambas enfocan sus discursos a nichos de personas que tienen una necesidad especial, monetizando con cada uno de sus productos en línea.

Desarrollar una línea de productos

Llegado a este punto, construir una marca personal o comunidad tiene la ventaja de colocarte en la palestra de marcas afines a tu discurso. Lo más importante es tener una historia que contar y trasladarla a la venta en línea. Un caso de éxito es Srita. Confeti, quien además de llevar la conversación sobre empoderamiento ha creado sus productos de belleza y promocionales. También la marca Distroller, que en sus inicios veía al mercado mexicano como su objetivo, pero ha incrementado sus regalías al enfocarse al segmento de origen latino en los Estados Unidos en alianza con Avon.

En resumen, si quieres convertirte en un profesional del mundo de los influercers debes plantearte que tu trabajo diario de interacción con tu comunidad son el principio de una carrera de autofondeo para crear tu propia empresa-marca. A partir de ahí, bienvenidas los nuevas marcas persona. Hasta el próximo martes.

loading...