Cuando el héroe llama, las ventas llegan

Nos gusta que nos cuenten historias, ya sean simpáticas, dramáticas o escalofriante, lo importante está en que capturen y mantengan nuestro interés.

Poca casualidad hay en que el recién llegado a la pantalla grande, tras catorce en años de desarrollo, “Aquaman” y la primera heroína con un protagónico en un filme de Marvel, “Capitana Marvel”, destaquen, como elemento promocional y narrativo una palabra: héroe.

Cuando el primero pregunta qué podría ser más grande que un rey, refiriendo a que Atlantis, la ciudad submarina cuyo trono le corresponde, siempre ha tenido uno y justamente habiendo confesado “no soy un líder, no soy un rey”, la respuesta que recibe es precisamente: un héroe.

En el caso de “Capitana Marvel”, la frase con la que cierra el tráiler y que está escrita en palabras rojas y de bordes dorados indica: “Todo comienza con ella, con un héroe” (en el original, “Everything begins with her, with a hero”; donde la “a” y la “o” se agregan, destacando que es ella, pero también haciéndolo universal; héroe en inglés no tiene género).

Una de las claves más importantes que toda empresa, producto y servicio debe cuidar está en su historia, aquella que cuenta a sus clientes, la quepresenta y relaciona con ellos. Contar historias es una de las actividades más comunes del ser humano.

Nos gusta que nos cuenten historias, ya sean simpáticas, dramáticas o escalofriante, lo importante está en que capturen y mantengan nuestro interés. Es una herramienta básica para explicar algo, para presentarlo y, por ende, para mercadear.

El viaje del héroe, ampliamente estudiado por Joseph Campbell, es una de las estructuras narrativas de mayor uso y que fácilmente conecta con clientes y espectadores.

Es justamente la que “Aquaman” aprovecha y que ya se vislumbra en “Capitana América”, pero también la hemos visto en “Harry Potter” y “Star Wars”, sin mencionar a Hércules, Odiseo, Pocahontas, Mérida y tantos, tantos, héroes más.

El héroe tiene una misión, algo que busca, usualmente para él, aunque no lo sabe, y que descubrirá a través de ayudar a otros. La frase promocional de “Aquaman” es “El mar te llama” y “mar” en este caso, como se ve en la publicidad en inglés, significa “hogar”.

Entonces, el viaje de “Aquaman” es un viaje para reencontrarse con sus orígenes, para unir a todos los habitantes del mar y después del mundo. Es una premisa de unión y conciliación de gran relevancia social en estos días y con la que muchos pueden identificarse. El que eso, además, traiga el trono, puede considerarse, o no, una coincidencia.

Ahora bien, ¿qué relación tiene “el héroe” con el marketing? Muy sencillo, habiendo presentando una historia, ya sea en este caso una película, o en otros, una que relacione el uso del producto o la experiencia de un servicio con el cliente, se ha sentado una familiaridad y, sobre todo, empatía.

De esa manera será más fácil que el cliente se identifique a nivel emocional e, incluso, ideológico. Es por ello que el “Aquaman” que se presenta en 2018 tiene una historia a prueba del tiempo, así como una imagen y actitud acordes.

Este “Aquaman” atrae compras que van más allá de boletos para el cine, incluyendo productos asociados (desde ropa hasta tridentes de juguete) convirtiendo al héroe en un motor de venta; cuando él llama, las ventas llegan.