La entrevista de trabajo es uno de los momentos más esperados por toda persona que se encuentra en búsqueda de empleo. Es por eso por lo que, normalmente, cuando una persona tiene que enfrentarse a una entrevista de trabajo dude sobre muchos aspectos y uno de ellos es el qué ponerse para acudir a la misma.

Según un estudio realizado por Careerbuilder realizado entre más de 2 mil reclutadores de diferentes empresas y sectores, el azul y el negro son los colores más recomendados (con una preferencia del 23 y el 15 por ciento), mientras que el naranja fue el color menos elegido.

Lo que está claro es que el color de la ropa influye en la percepción de las personas y en una entrevista de trabajo no es menos. Así que si quieres conocer cuál es el significado de cada color y la imagen que te dará de ti, a continuación te los vamos a explicar para que así elijas el más correcto para tu entrevista de trabajo.

Gris

Habla de una persona con pensamiento más lógico y analítico.

Violeta

Es un color que expresa equilibrio emocional. Aunque un exceso de este color te puede hacer ver cansado o desorientado.

Blanco

Transmite honestidad y optimismo y es un color que suele ser utilizado por personas organizados.

Negro

Si utilizas este color te mostrarás ante los demás como una persona reservada y tranquila pero, al mismo tiempo, elegante. Además es un color que transmite una gran capacidad de liderazgo.

Azul

Es un color que se utiliza para expresar una personalidad auténtica, serena, fiel, sincera y responsable. También es un color que manifiesta una gran capacidad de trabajo en equipo.

Rojo

El rojo es un color que denota que eres apasionado, creativo y arrojado.

Rosa

Si utilizas este color para vestir en una entrevista de trabajo, estarás expresando ternura y es un color que, normalmente, se relaciona con lo femenino. Este color se recomienda para trabajos en hospitales y cuando se quiere proyectar una imagen tierna.

Lo mejor, a la hora de acudir a una entrevista de trabajo es contrastar tonos neutro como el azul marino, gris, negro o café con tonos brillantes como el rojo, blanco o amarillo y, sobre todo, en las prendas superiores, ya que dan luz a tu rostro.