El mercado de streaming a nivel mundial está por transformarse de manera irreparable. La llegada de nuevos jugadores a la industria, abanderados por Disney, pondrá a prueba la fortaleza de Netflix y su catálogo, mismo que podría quedarse corto ante la abrumadora cantidad de títulos y producciones firmados por la casa de Mickey Mouse.

Esta nueva realidad parece ser aceptada por la propia plataforma con cede en Los Gatos, California. Un tweet publicado en su perfil oficial de Twitter a manera de burla así lo confirma.

Durante la tarde de ayer, Netflix LATAM publicó un tweet en el que hace una especie de cronología sobre la “escasez” de contenido en diferentes plataformas, para finalizar con una predicción futurista con una referencia a su producción Black Mirror.

La peculiar publicación suma hasta el momento más de 1.8 mil retweets, 13 mil likes y cerca de 182 comentarios.

Lo interesante, es que el atrevido post de la marca dio pie para que muchos usuarios hicieran eco de la inminente llegada de Disney+, servicio que para muchos analistas podría marcar el inicio de una gran caída para Netflix.

En un ejercicio rápido, es posible afirmar que cerca del 15 por ciento de los mensajes generados por esta publicación hacen referencia al nuevo sistema de streaming de Disney.

Reina en social media ¿líder entre los suscriptores?

Una de las características más interesantes de Netflix como marca son sus acciones en redes sociales.

La actividad de la plataforma en estos espacios de interacción social ha sido alabada por muchos especialistas en el tema por su capacidad para generar conversación y sumarse a los temas de interés para mantener el recuerdo de la firma en la mente del consumidor.

Para dejarlo claro, tan sólo durante marzo pasado, Netflix se colocó como la marca con el mejor rendimiento en redes sociales según el último ranking de Storyclash, al acumular un total de 53 millones de interacciones (incluidos “likes”, “shares”, comentarios y reacciones), lo que supone un incremento de 23 por ciento con respecto a lo registrado durante febrero de este año.

Lo interesante está en ver la capacidad de la firma de convertir esta relevancia en redes en suscriptores leales, más en un momento en el que las reglas del juego están por cambiar.

Bajo este escenario, la pregunta a responder sería si los consumidores estarían dispuestos a traicionar a Netflix por la llegada de un nuevo jugador y quizá la respuesta sería no. Esta sería una gran posibilidad si consideramos los hábitos de consumo que, hasta ahora, dictan la relación de las audiencias con los servicios de streaming on demand de pago y la oferta de Netflix.

Desde MarketWatch indican que los usuarios de este tipo de plataformas están dispuestos a pagar hasta tres servicios a la vez, por un precio no mayor a 50 dólares mensuales.

Lo que está por verse es la capacidad de Netflix para lograr que las audiencias destinen el mayor tiempo a su portafolio. Es decir, Netflix podría mantenerse con más suscriptores que Disney en el mediano plazo, pero esto no será una señal de liderazgo, si el tiempo que las audiencias pasan en la segunda es sensiblemente mayor a lo que destinan a la primera.