Excelencia en ejecución dentro de sus sistemas de logística de entrega parece ser la gran apuesta de Amazon para mantenerse en la cima del e-commerce a nivel mundial.

Durante el tercer trimestre, y de acuerdo con el reporte financiero compartido por la firma, Amazon vio frenados sus ingresos y beneficios debido a un aumento considerable del gasto en algunas áreas que buscan mejorar su servicio y opciones ante el consumidor final, acciones entre las que destaca la optimización de su plataforma de entrega para hacer llegar sus compras a los suscriptores Prime en menos de 24 horas.

Tiempos inmediatos entrega

De esta manera, los gastos de operación de la compañía aumentaron 26 por ciento para alcanzar los 66 mil 800 millones de dólares; en esta misma línea, los costos relacionados con sistema de envío se elevaron 46 por ciento para topar en 9 mil 600 millones de dólares. 

Con esta apuesta Amazon espera dar respuesta a una exigencia que ha demostrado que, de ser atendida, podría llevar a otro nivel al sector de comercio electrónico en diversos mercados.

Los usuarios que compran online son cada vez más demandantes en los beneficios que pueden obtener de las opciones de entrega propuestas por los e-retailers. De hecho, estos aspectos se han convertido en drives para definir la elección de un punto de venta online.

Un reciente estudio elaborado por MetaPack detalla el 66 por ciento de los shoppers define su preferencia a una tienda online con base en los atractivo de sus opciones de entrega, mientras que el 49 por ciento de los mismos pagaría más por obtener mejores soluciones de entrega en cuanto a rapidez y comodidad.

Una consola por unos condones

Si bien la compañía dirigida por Jeff Bezos ha trabajado para mejorar su propuesta en términos de comodidad y tiempo, la realidad es que ahora estos esfuerzos se han visto cuestionados cuando menos en Reino Unido.

En aquel país diversos usuarios denunciaron desde redes sociales que aunque recibieron sus paquetes en tiempo, el contenido de estos no correspondía a lo que habrían solicitado y pagado.

De acuerdo a la información publicada por The Mirror, al menos una docena de usuarios indicaron que luego de comprar una consola Nintendo Switch habrían recibido a cambio diversos objetos que iban desde condones, cepillos de dientes eléctricos y panderos musicales.

Todo indica que este problema no se trata de un simple error en los pedidos asociados a un producto en particular; el sitio cita que entre loso afectados se indicó que recibían cualquier otro producto que no tenía relación con el que se solicitó al momento de efectuar la compra,

Ante la situación, Amazon respondió con un comunicado a sus clientes en el que aseguraba que se tomarían cartas en el asunto para remediar lo sucedido: “Realmente lamentamos todo lo que ha ocurrido y estamos investigando exactamente que sucedió, nos estamos comunicando con todo los clientes que han tenido un problema y nos han informado para que así podamos darle una pronta solución a esta situación que los afecta”.

No todo es velocidad

Lo anterior deja en claro que aunque la velocidad de entrega se ha posicionado como un factor altamente valorado en el mundo del e-commerce, las empresas que se desarrollan en dicho ámbito tendrán que considerar y presentar atención a la forma en la que llegan los productos adquiridos.

El tiempo es valioso, pero la automatización que ha demostrado ser  aliado para reducir los tiempos de entrega aún tiene muchas áreas de oportunidad que pueden traducirse en errores y fallas frente all consumidor final. Lo sucedido con Amazon demuestra que es un área de oportunidad que hasta los más grandes no pueden ignorar.