Si hay un aspecto del que todos pueden estar seguros ahora mismo es que nos encontramos en tiempos de crisis, una que puede afectar a la economía de los clientes y de las empresas. Ante ello, es más importante que nunca que las marcas y negocios logren posicionarse como aliados clave para sus consumidores, por ello, comprender lo que se puede hacer para lograrlo sin duda resulta importante. Aquí veremos algunas recomendaciones.

Según lo comparte Think with Google, las siguientes son las mejores acciones que pueden desempeñar las empresas para ser mejores socias de sus clientes en estos tiempos de crisis para todos:

Llegar temprano

Esta primera recomendación no quiere decir precisamente que debas llegar más temprano a la oficina, la tienda o el punto de venta, más bien se trata de anticipar las siguientes necesidades de los clientes.

Cuando se trata de los servicios para los clientes, se puede llegar temprano o se puede llegar tarde (cosa que resulta imperdonable). La nueva realidad requiere mantenerse por encima de la curva, planear otra una serie de marcadores e hitos, en lugar de un solo desafío abierto.

También es crucial medir la acción en minutos u horas, no días o semanas. Las marcas pueden esperar a que los clientes entren en pánico y llamar, o pueden levantar el teléfono primero, señalar las banderas rojas en el horizonte y comenzar a crear un plan de respaldo.

Aunado a lo anterior, se necesita ser realistas y llegar a los clients con múltiples opciones para escenarios de gastos, modelos con expectativas de ROI reducidas y opciones de fases para aumentar los gastos.

Ser empáticos

Bajo este punto la fuente destaca que es importante considera que la situación es única para todos los clientes. Cuando se trabaja con humanos, los negocios siempre son personales. Y las relaciones con clientes nunca son más personales que cuando surge una crisis.

Para atender este punto la fuente recomienda tomarse unos segundos para considerar la resonancia de alguien y las intenciones más razonables. Aquí las pequeñas acciones son importantes y todos pueden hacerlo mejor si las practican diariamente. Por ejemplo, se puede comenzar y terminar las semanas haciendo llamadas personales al equipo y los clientes. También se puede iniciar cada correo electrónico con un saludo más cálido o simplemente hacer una pausa en el inicio de cada llamada para simplemente preguntar: “¿Cómo le va?”.

No tener miedo

Por último, las empresas no deben dejar que esta crisis se desperdicie. Para ello, es recomendable abordar el principio de Pareto, solo que en este caso ese 80/20 corresponde a que el 80 por ciento de impacto que se crea para los clientes debe provenir de un 20 por ciento de los esfuerzos. Encontrar el 20 por ciento requiere experimentar con elementos como nuevas tecnologías, plataformas de medios o estrategias creativas.

Estos son tiempos para pasar más tiempo trabajando activamente en ayudar a los clientes y menos pensando en ello.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299